Logo Luvilay

Cómo tratar las pequeñas lesiones del día a día

pequenas lesiones

Un mal gesto tratando de guardar algo en el altillo, cargar demasiado peso desde el súper o simplemente demasiadas horas en una misma postura en el trabajo. El origen de las pequeñas lesiones del día a día es muy diverso y, en ocasiones, no le damos demasiada importancia. Pero es un error. Las lesiones cotidianas leves también hay que tratarlas para que no se acaben complicando ni cronificando.

pequenas lesiones

Cuáles son las lesiones cotidianas más comunes y cómo podemos tratarlas en casa

Contracturas

Cuántas veces te habrá pasado que haces un mal gesto y enseguida notas un dolor muscular intenso. O que después de un entrenamiento en demasiada tensión te quedas tocado. Las contracturas son las lesiones leves más comunes, sobre todo en el cuello y en la espalda. Cuando se producen, es importante descansar y reanudar la actividad física poco a poco una vez el dolor haya desaparecido. Además, es muy efectivo darse un masaje muscular incidiendo en los puntos donde la tensión es mayor y aliviar la zona con un gel frío. Por cierto, si no alcanzas con las manos la zona donde sientes la contractura, prueba el truco de la pelota, ¡es infalible! Consiste en tumbarse o apoyarse contra una pared poniendo una pelota de tenis en medio del cuerpo y la superficie elegida (suelo o pared) y hacerla rodar por la zona donde notes la contractura.

Agujetas

También es muy común sufrir agujetas, que son microrroturas de las fibras musculares normalmente producidas por un cambio brusco en el tipo de entrenamiento. Cuando aparecen, es importante relajar bien la musculatura con un gel frío. Y, sobre todo, recuerda estirar muy bien antes y después de hacer deporte. Es la mejor prevención para que los músculos se adapten correctamente a la actividad.

Tendinitis en la mano

La mano y la muñeca son muy propensas a padecer tendinitis, sobre todo en el caso de profesionales que deben trabajar mucho tiempo en la misma postura. ¿Has pensado cuántas horas pasas con la mano apoyada sobre el ratón? Para evitarlo, trata de hacer pequeños movimientos con frecuencia. Pero si ya notas los síntomas de la sobrecarga, nuevamente, un automasaje te ayudará a aliviar el dolor. Además, es una buena idea aplicar un gel con propiedades antiinflamatorias.

Dolor de espalda

Por último, en este repaso por las pequeñas lesiones del día a día no podía faltar el dolor de espalda. ¡Es tan común! Y lo es porque, en general, no seguimos buenos hábitos posturales. Pasamos demasiadas horas en la oficina con la espalda encorvada o nos tumbamos de cualquier forma en el sofá mientras vemos una peli. Y esto es fatal para la espalda. Aparte de mantener una postura correcta la mayor parte del tiempo, la mejor prevención para el dolor de espalda es realizar ejercicios específicos para fortalecer los músculos de la espalda.

Pero cuando aparece, hay varias cosas que puedes hacer: por un lado, realizar estiramientos de la columna es un gran alivio, pues ayuda a relajar la musculatura de la espalda; por otro, poner calor en la zona de dolor es un buen calmante.

Y, por supuesto, como regla general, consultar con el fisioterapeuta siempre es una buena idea. Él podrá valorar el alcance de la lesión y ayudarte a tratarla correctamente.