Logo Luvilay

Tips para proteger la piel del sol

Ahora que llega el buen tiempo y empezamos a pasar más tiempo en el exterior, es buen momento para recordar las principales medidas que debemos adoptar para proteger la piel del sol.

proteger-piel-sol

En primer lugar, una obviedad: utilizar un buen protector solar. Lo ideal es optar por un protector que haga de filtro de rayos UVB, es decir, los que afectan a la capa superficial de la piel, pero también de rayos UVA, que son los que penetran en las células y los tejidos internos de la piel. Además, lo mejor es dejar que la piel absorba bien el protector solar antes de salir a la calle, tirarte en la tumbona o disfrutar de tu día de playa: aplicarte la crema 30 minutos antes de la exposición solar es lo ideal.

Además del factor de protección, también es importante que elijas un protector de fácil aplicación. Esto, que puede parecer un poco tonto, es en realidad la manera más efectiva de garantizar que te la pongas bien por todo el cuerpo y también para favorecer la reaplicación. Si es muy fácil de extender, te dará mucha menos pereza aplicarte el protector cada dos horas, que es lo que aconsejan los dermatólogos.

A su vez, es importante no extender la exposición solar más allá de las 4-5 horas (por ejemplo, en un día de playa, durante un picnic o haciendo deporte) y, por supuesto, resguardarte del sol en las horas centrales del día (aproximadamente desde el mediodía hasta las 4 de la tarde).

Proteger la piel del sol es, además, imprescindible todos los días. Casi siempre pensamos en el protector cuando preparamos la bolsa de la playa, pero en realidad el protector solar debe emplearse a diario. Las zonas más expuestas, como la cara, el cuello, el escote y los brazos y manos requieren de un cuidado especial y mucha hidratación para garantizar la salud de la piel, aunque no vayamos a permanecer al sol de forma prolongada.

Crema hidratante antes y después de la exposición solar

En este sentido, que tu piel esté bien hidratada es fundamental para que pueda responder mejor a las agresiones de los rayos solares. Por eso, recuerda utilizar tu crema corporal hidratante cada día (puedes aplicártela antes de la crema de protección solar) y volver a ponerte crema hidratante si has estado expuesto. Por cierto, en la ducha de después de la playa o la piscina debes evitar el uso de jabones con perfume, pues después de haber estado mucho tiempo al sol la piel está más deteriorada y es más sensible a los alcoholes y sustancias químicas de estos productos.

Finalmente, hay una recomendación general que es muy sencilla pero imprescindible: bebe mucho. Ingerir abundante líquido es fundamental para que la piel esté bien hidratada y solo cuando la piel está correctamente hidratada es capaz de mantenerse sana y protegida de los rayos solares.