Logo Luvilay

Cómo tratar las agujetas

Aparecen después de realizar ejercicio físico intenso y son tan comunes que estamos completamente seguros de que más de una vez has padecido agujetas. Pero, ¿sabes cómo tratarlas?

como-tratar-agujetas

Las agujetas sin microrroturas fibrilares que provocan una pequeña inflamación del músculo. Normalmente, esta inflamación -y sus molestias- van desapareciendo poco a poco con el paso de los días, pero hay algunos remedios para hacer que el dolor disminuya y dure menos tiempo. Te contamos cómo tratar las agujetas:

  1. Date una ducha fría

En las primeras 48 horas después de un esfuerzo físico, el frío es lo que mejor funciona para recuperar la musculatura. Por eso darse una ducha de agua fría (o, si no lo aguantas, con agua templada y acabar con agua fría solo en la zona ejercitada) al acabar de hacer ejercicio ayuda a relajar la musculatura.

  1. Reactiva la circulación

Un masaje de intensidad moderada y movimientos circulares es una solución fantástica para reactivar la circulación, especialmente en las piernas. Y además acelera la recuperación muscular.

  1. Utiliza un gel muscular

Fito Cold Fisio alivia de forma inmediata la tensión y la inflamación en los músculos, por eso es muy efectivo para tratar las agujetas. Además, es otra forma de aplicar frío tras el entrenamiento.

  1. Hidrátate bien

Quizás alguna vez has escuchado eso de tomar agua con azúcar para aliviar las agujetas. No, esto solo es un mito y no hay evidencia científica de la relación del azúcar con el tratamiento de las agujetas, pero sin embargo sí es muy importante hidratarse bien bebiendo abundante agua antes y después del entrenamiento. Al recuperar los líquidos y minerales que has perdido al realizar ejercicio también ayudas a la musculatura a recuperarse.

  1. Haz deporte

Sí, lo sabemos: te duele todo y lo último que quieres es seguir haciendo deporte, pero precisamente parar la actividad física retrasará que se vayan las molestias que provocan las agujetas. En lugar de un entrenamiento intenso, opta por realizar ejercicio moderado, pero haz ejercicio para poner en acción los músculos afectados. Créenos, es la mejor forma de tratar las agujetas.

Qué puede hacer por ti un gel muscular

¿Alguna vez has utilizado un gel muscular? Los geles y cremas para el dolor muscular se emplean habitualmente en el tratamiento de lesiones leves, como sobrecargas o contracturas. Pero los geles musculares o geles fríos tienen muchos más beneficios. Echa un vistazo, es probable que alguno te sorprenda.

gel muscular como usarlo

Usa el gel muscular antes del entrenamiento

Aplicarse gel muscular con un pequeño masaje antes del entrenamiento ayuda a activar la circulación y, por lo tanto, fortalece los músculos, que estarán mejor preparados para el trabajo posterior. En combinación con un calentamiento de baja intensidad, es una solución fantástica para prevenir lesiones.

Después del entrenamiento: acelera la recuperación muscular

No esperes a lesionarte para usar el gel muscular. Aunque durante el entrenamiento todo haya ido bien y no hayas notado tensión ni sobrecargas en los músculos, aplicar un poco de gel en los músculos que se han ejercitado ayudará a la recuperación de los músculos y articulaciones forma mucho más rápida. Es una forma estupenda de evitar agujetas.

Ayuda a que los masajes sean más suaves

Por su textura, el gel facilita el desplazamiento de las manos a la hora de dar un masaje, por lo que se pueden trabajar mejor las diferentes zonas. Además, el gel muscular protege de posibles irritaciones en la piel, producidas por la fricción de las manos.

El gel frío ayuda si te has dado un golpe

Los hematomas o incluso los chichones producidos por una caída o un golpe agradecen el frío. Por eso un gel muscular frío puede ser un buen remedio para ayudar a desinflamar una contusión. Fito Cold Fisio de Luvilay, por ejemplo, es un gel muscular formulado con árnica y otros extractos vegetales, que son un antiinflamatorio natural fantástico. Pruébalo la próxima vez que tengas un hematoma y verás lo rápido que se recupera. Eso sí, si tienes una herida abierta, no apliques el gel, pues puede irritarla.

Ayuda a calmar la sensación de piernas cansadas

El frío es un calmante fantástico para las piernas cansadas y otros problemas vasculares. Y puede que ya lo sepas: Luvilay tiene un gel frío infalible para esto, Fito Cold Piernas Pesadas. Pero si notas sensación de hormigueo, pesadez e incluso inflamación, en definitiva, alguno de los síntomas tan característicos de las piernas cansadas y no tienes un gel específico a mano, puedes emplear un gel frío muscular como Fito Cold Fisio para aliviar las molestias. ¿Sabes cómo tienes que aplicarlo? Con movimientos circulares ascendentes, desde el pie hacia la rodilla.

¡Mejora la celulitis!

Aunque no te lo creas, los geles musculares también pueden ser un aliado secreto para tratar la celulitis o piel de naranja. Eso sí, tienen que tener efecto frío, pues el frío es uno de los tratamientos más eficaces para reducir este antiestético efecto irregular de la piel. Y, además, en el caso de nuestros geles fríos contienen extracto de castaño de indias, que es un componente muy recomendado para la celulitis porque estimula la circulación sanguínea, reduce la inflamación y fortalece los capilares.