Logo Luvilay

Fatiga muscular: qué es y cómo prevenirla

Es lo más parecido, en el cuerpo humano, a que se agote la batería del móvil. La fatiga muscular es esa sensación de desfallecimiento que se siente durante o después de la actividad física intensa. Los deportistas están habituados al término pero, ¿y tú? En este artículo te contaremos en detalle qué es y todo lo que debes saber para prevenir la fatiga muscular.

fatiga muscular que es

¿Es lo mismo fatiga muscular que cansancio muscular?

Sí, la fatiga muscular es un cansancio excesivo de los músculos debido a un esfuerzo físico intenso. Es muy común entre deportistas habituales y aquellos que han participado en una competición deportiva como una maratón. Como consecuencia de este agotamiento extremo de las fibras musculares, además de debilidad (los músculos no son capaces de rendir normalmente, disminuyendo la fuerza, la potencia y la velocidad) es muy común que aparezca dolor muscular y dolor articular, así como temblores o calambres. En ocasiones, la fatiga muscular también puede producir una bajada de defensas o decaimiento emocional.

Cómo prevenir la fatiga muscular

Evitar el cansancio extremo de los músculos es difícil, ya que en realidad este síntoma es el mecanismo de defensa que utiliza el cuerpo ante un esfuerzo físico excesivo. No obstante, sí es posible adoptar algunos buenos hábitos para proteger los músculos.

  • Haz una buena planificación del entrenamiento. Una de las causas más comunes de la fatiga muscular es el sobreentrenamiento, así que planifica bien las sesiones (sobre todo si estás preparando una competición) para no forzar de más. Y, por supuesto, deja margen a la recuperación muscular, es importantísimo.
  • Duerme bien. Relacionado con lo mencionado anteriormente sobre la recuperación está el dormir suficientes horas, al menos 8, regularmente. ¿Sabías que los músculos se regeneran mientras dormimos?
  • Calienta antes del entrenamiento y estira después. Antes de comenzar a entrenar, haz algo de calentamiento para preparar tus músculos y articulaciones para el esfuerzo posterior. Cuando pares, estira bien para que se recuperen mejor. Además, es una buena idea que te masajees los músculos a utilizar antes y después de hacer deporte con un gel muscular calmante como Fito Cold Fisio, ¡los protege y favorece una recuperación más rápida!
  • Consume hidratos de carbono. Una ingesta adecuada de hidratos de carbono es fundamental cuando se realiza deporte de alta intensidad, ya que son el aporte de energía para el cuerpo. Tampoco te olvides de una buena hidratación: no esperes a sentir sed, bebe durante el entreno y, sobre todo, al finalizar el ejercicio.

La importancia de cuidar las articulaciones

Las articulaciones son el engranaje de nuestro cuerpo, las encargadas de unir dos o más huesos. Tan importantes y tan expuestas al desgaste, es fundamental cuidar las articulaciones de nuestro cuerpo.

cuidar las articulaciones

Cómo proteger las articulaciones

Hay una evidencia incontestable y es que las articulaciones sufren un gran desgaste diario fruto de nuestra movilidad. Por eso es importante evitar los movimientos bruscos y, sobre todo, los movimientos muy repetitivos —por ejemplo, correr durante mucho tiempo— porque producen un roce mayor en las articulaciones.

Además, lo mejor que puedes hacer para cuidar tus articulaciones es mantenerte en un peso adecuado. El sobrepeso produce una sobrecarga en las articulaciones que a la larga puede acabar inflamándolas y provocando dolor.

Prevenir lesiones articulares con ejercicio físico

Pocas acciones son tan eficaces para prevenir una lesión articular como trabajar la musculatura mediante el ejercicio físico. De esta forma, los músculos ayudarán a los huesos a sostener el peso del cuerpo sin sobrecargar en exceso las articulaciones, mucho más frágiles.

Eso sí, vale más entrenar bien que entrenar mucho. Dicho de otro modo: lo importante es realizar un entrenamiento consciente y no caer en excesos, pues llevar el cuerpo al límite puede ocasionar lesiones articulares. Al respecto, la natación y el ciclismo son los mejores deportes para practicar sin dañar las articulaciones, ya que el agua y la bicicleta soportan el peso del cuerpo durante el movimiento. Además, el pilates es ideal para mejorar la elasticidad y la coordinación de movimientos y los ejercicios de equilibrio sobre balón medicinal son perfectos para fortalecer ligamentos y músculos.

ejercicio para cuidar las articulaciones

Cuidar las articulaciones a través de la dieta

Una vez más, la dieta puede ayudarte a conseguir unas articulaciones fuertes y más resistentes al desgaste diario. Seguir una alimentación equilibrada, rica en fruta y verdura y baja en grasas, es una garantía de éxito para casi todo. No obstante, hay alimentos que inciden especialmente en la protección de las articulaciones: se ha demostrado que el brócoli y la coliflor protegen frente a la artritis; los frutos secos ayudan a cuidar los huesos gracias a su alto contenido en magnesio; y las proteínas presentes en los garbanzos y otras legumbres contribuyen a fortalecer los músculos, lo que ya hemos visto que protege especialmente las articulaciones.