Logo Luvilay

Remedios para aliviar contracturas musculares en casa

A veces, es tras un movimiento brusco cuando lo sientes; otras, por cargar peso incorrectamente; otras, porque no hemos hecho un buen calentamiento al hacer ejercicio; y algunas otras veces por una mala postura continuada, como por ejemplo quedarnos dormidos en el sofá en una posición difícil. Las causas de las contracturas musculares son muchas y variadas, pero las consecuencias seguro que te suenan. La contractura es, al fin y al cabo, un estado de agarrotamiento o rigidez del músculo que, según su grado, puede ser más o menos doloroso y necesitar un periodo de recuperación más o menos largo.

contracturas musculares mas frecuentes

No obstante, cuando son leves, es posible aliviar las contracturas musculares en casa. Generalmente, estas pequeñas lesiones musculares se producen en la zona alta de la espalda, cuello y hombros.

Trucos para relajar la musculatura

Una primera medida que has tomar para aliviar contracturas musculares es el reposo: tratar de relajar al máximo la zona afectada tratando de evitar movimientos con dolor. Es decir, en el punto en el que notes un pinchazo o una limitación del músculo, no intentes ir más allá.

También puedes darte un pequeño masaje muscular. Puedes hacerlo tú mismo o, si no llegas a la zona afectada, pedirle a alguien que te ayude. Se trata de palpar con los dedos el músculo contracturado y hacer presión con las yemas hasta que sientas un dolor “soportable”. Esta pequeña presión inhibe las terminaciones nerviosas que transmiten los estímulos dolorosos, por lo que en pocas aplicaciones notarás cómo mejora la contractura muscular.

En tercer lugar, puedes recurrir a elementos naturales, como plantas con propiedades calmantes. Por ejemplo, la árnica es una de las plantas con mayor efecto antiinflamatorio, que se emplea mucho para el tratamiento de dolores musculares y articulares. En este sentido, nuestra recomendación es evidente: date un masaje en la zona afectada con Fito Cold Fisio, el gel frío para alivio muscular de Luvilay. Uno de sus secretos es que tiene una alta concentración de árnica, un 10%, por eso es tan eficaz.

El frío alivia mejor las contracturas musculares

Por cierto, ¿sabías que el frío es el mejor tratamiento para las contracturas musculares? Muchas veces, cuando notamos una pequeña contractura nos ponemos calor sobre la zona. Y es cierto que calma, pero su efecto es muy superficial y las molestias acaban reapareciendo cuando dejamos el calor. El frío, sin embargo, es capaz de actuar sobre una capa mucho más profunda, llegando directamente al músculo.

Fito Cold Fisio es la forma más cómoda de aplicar frío para aliviar contracturas musculares, pero también funcionan los remedios de toda la vida: coger una bolsa de hielo o de guisantes congelados, envolverla en una toalla (para que el frío no queme la piel) y aplicar ese frío durante un buen rato, al menos 20 minutos.

Las lesiones musculares más frecuentes: aprende a evitarlas

Las lesiones musculares son más comunes de lo que desearíamos entre deportistas. Aunque la mayoría de las lesiones musculares más frecuentes son leves o aparecen de forma tímida, no debemos confiarnos: hay que saber prevenirlas y detectarlas a tiempo.

lesiones musculares frecuentes

¿Cuáles son las lesiones musculares más comunes?

Lo más frecuente entre personas que practican los deportes más comunes, como running, fútbol o vóley, son las que afectan a los muslos (ya sea la parte anterior del muslo, el cuádriceps, o la posterior, los isquiotibiales) y a los gemelos. Por su parte, en actividades de tonificación y entrenamientos que trabajan la fuerza, las lesiones más frecuentes se producen en la zona cervical y lumbar.

En general, ya lo hemos mencionado, las lesiones musculares que se producen con mayor frecuencia son leves: inflamaciones, sobrecargas, contracturas y contusiones (pequeños hematomas que se producen por un impacto contra el músculo). Ello no quiere decir, sin embargo, que no deban preocuparnos. Lo mejor cuando tenemos una lesión muscular de este tipo es hacer reposo y dejar que el músculo afectado se recupere al 100% antes de volver a la carga.

Pautas para prevenir lesiones musculares

prevenir lesiones musculares más frecuentes

En todo caso, la mejor cura siempre es la prevención. Por eso es tan importante incorporar ciertas rutinas a nuestra práctica deportiva que nos protegerán de molestias y lesiones musculares. Son estas:

  • Realizar estiramientos previos. Antes de comenzar cualquier deporte, siempre hay que estirar los músculos sobre los que se realizará esa actividad.
  • Seguir una buena pauta de calentamiento. Tan importante como estirar los músculos es realizar un pequeño calentamiento: cuando los músculos entran en la temperatura óptima, son más flexibles.
  • Evitar realizar movimientos bruscos y mantener posiciones incómodas. Si mientras realizas un ejercicio estás muy incómodo y sientes dolor, afloja un poco, tu cuerpo ya te está enviando un mensaje…
  • Realizar estiramientos al acabar la práctica. Tan importante como realizarlos al principio es hacerlos al final. Los músculos se recuperan mucho mejor del esfuerzo si los estiramos después del ejercicio.
  • Reducir la inflamación de la musculatura a través del frío. Un masaje con un gel frío muscular sobre la musculatura que se ha sometido al esfuerzo ayudará muchísimo a recuperarla. Si no dispones de un buen gel frío —ya sabes que nuestro gel de masaje muscular Fito Cold Fisio, formulado con extractos vegetales, es imbatible—, siempre puedes darte una ducha con agua bien fría.
  • Cuidar la hidratación. La deshidratación es una causa común de lesión muscular, así que asegúrate de hidratarte bien antes, durante y después de realizar ejercicio. Y, por supuesto, cuida también la nutrición: una dieta equilibrada y rica en minerales ayuda a reforzar los músculos.