Logo Luvilay

Cómo mejorar la mala circulación en las piernas: consejos sencillos para aplicar en casa

La mala circulación en las piernas es más común de lo que podría parecer. Y es que un trabajo de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular estima que seis de cada diez adultos padecen síntomas de enfermedad venosa crónica, es decir, dificultad por parte de las venas de retornar la sangre al corazón. Esta incidencia aumenta con la edad, siendo un problema que se manifiesta en mayor medida a partir de los 70 años (50 en el caso de fumadores), y por causa de otras patologías asociadas.

mala circulacion piernas

 

En todo caso, mejorar la mala circulación de las piernas es posible siguiendo algunas sencillas pautas. Todas ellas las podemos aplicar en nuestro día a día en casa, así que ya sabes: toma nota y acaba con la mala circulación y la pesadez de piernas.

Tips para mejorar la circulación de las piernas

  • Evita permanecer demasiado tiempo en la misma posición, da igual si estás sentado o de pie. En ambos casos, acostúmbrate a mover frecuentemente los pies y da pequeños paseos
  • Eleva las piernas por encima del nivel del corazón. Cuando estés relajado en el sofá, pon los pies sobre una buena pila de cojines. Es un truco infalible para contrarrestar la mala circulación de las piernas.
  • Una dieta equilibrada también es clave para mejorar la mala circulación de las piernas. Además, la alimentación baja en sal es muy positiva en este sentido, pues ayuda a retener menos líquidos.
  • ¡Hidrátate bien! Y esto quiere decir tanto por dentro como por fuera. Bebe abundante agua y utiliza a diario una crema que favorezca la hidratación de la piel, pues de esa forma conseguirás una piel más elástica y tersa y conseguirás activar la circulación en las piernas.
  • Viste ropa amplia en la medida de lo posible. Los pantalones o medias muy ajustados dificultan el retorno sanguíneo de las piernas al corazón, favoreciendo una mala circulación de las piernas.
  • Evita la exposición solar prolongada y permanecer cerca de fuentes de calor directas (como una estufa) durante mucho tiempo.
  • Masajea las piernas con Fito Cold Piernas Pesadas cada día. El gel frío es altamente calmante y el poder antiinflamatorio de la árnica ayuda a disminuir la hinchazón, la sensación de pesadez y el hormigueo en las piernas. Además, al aplicar el gel en movimientos circulares conseguirás recuperar la circulación en las piernas.

 

Tips para el cuidado de la piel en verano

Si te lo preguntamos a ti, seguramente nos dirás que el verano es una época fantástica: días más largos, buen tiempo, vacaciones… Pero ¿y si le preguntásemos a tu piel? Quizás la cosa cambiaría, pues el estío es una etapa de riesgo para la piel. La mayor exposición solar y el calor intenso, que deshidrata la epidermis, afectan mucho a nuestra piel. De ahí la importancia de saber mantener un óptimo cuidado de la piel en verano.

cuidado de la piel en verano

Cómo cuidar la piel en verano

  1. Empieza por una buena limpieza de la piel. No solo en verano, la limpieza diaria de la piel es fundamental para mantenerla sana. Asegúrate, eso sí, de utilizar productos suaves, que no alteren el ph de la piel ni la irriten. ¿Sabías que con la piel limpia, los tratamientos que se aplican después penetran mejor y ofrecen mejores resultados?
  2. Hidrata profundamente la piel. En verano especialmente, es necesario recuperar la hidratación perdida y es que el calor y los baños en la playa o la piscina hacen que la piel se reseque. Elige, por tanto, una leche corporal que ayude a regenerar la piel y la hidrate en profundidad.
  3. Aplica protección solar abundante. Ten muy en cuenta, eso sí, que las leches corporales hidratantes y solares no se sustituyen, se complementan: primero aplicamos la hidratante y después, 30’ antes de salir de casa, una crema de protección solar. Lo ideal es que tenga un factor de protección mínimo de 15 FPS y repetir la aplicación cada dos horas.
  4. Reduce al mínimo la exposición solar. Al menos, durante las horas centrales del día intenta evitar el contacto directo del sol; si estás en la calle, busca la sombra.

Cuidado de la piel de los pies en verano

Si bien hay que prestar atención al estado de la piel de todo el cuerpo durante las épocas de calor, hay una parte que se ve especialmente afectada en verano: los pies. Debido a que caminamos más descalzos o con sandalias abiertas, los pies están más expuestos al sol y a la sequedad ambiental que el resto del año. A su vez, las sandalias descubiertas en el talón afectan especialmente a esta zona, ya que se producen más rozaduras y la piel se reseca y agrieta mucho más.

cuidado de la piel de los pies en verano

Un trucazo para ayudar al cuidado de la piel de los pies en verano es masajearlos cada día con una buena crema hidratante y reparadora (sobre todo en las plantas y la zona de los talones). ¿Ya conoces nuestra crema reparadora Acilac Forte? Es perfecta para esto porque su alta concentración en Gluconolactona Complex pH 4.0 consigue exfoliar bien la zona y rehidratarla en profundidad para acabar con las escamaciones y grietas de la piel. Incluso en las zonas más secas, como los talones, se notan los resultados desde la primera aplicación. Y, aunque lo ideal es utilizarla una vez al día, es efectiva incluso aunque no te la apliques a diario.

Las lesiones musculares más frecuentes: aprende a evitarlas

Las lesiones musculares son más comunes de lo que desearíamos entre deportistas. Aunque la mayoría de las lesiones musculares más frecuentes son leves o aparecen de forma tímida, no debemos confiarnos: hay que saber prevenirlas y detectarlas a tiempo.

lesiones musculares frecuentes

¿Cuáles son las lesiones musculares más comunes?

Lo más frecuente entre personas que practican los deportes más comunes, como running, fútbol o vóley, son las que afectan a los muslos (ya sea la parte anterior del muslo, el cuádriceps, o la posterior, los isquiotibiales) y a los gemelos. Por su parte, en actividades de tonificación y entrenamientos que trabajan la fuerza, las lesiones más frecuentes se producen en la zona cervical y lumbar.

En general, ya lo hemos mencionado, las lesiones musculares que se producen con mayor frecuencia son leves: inflamaciones, sobrecargas, contracturas y contusiones (pequeños hematomas que se producen por un impacto contra el músculo). Ello no quiere decir, sin embargo, que no deban preocuparnos. Lo mejor cuando tenemos una lesión muscular de este tipo es hacer reposo y dejar que el músculo afectado se recupere al 100% antes de volver a la carga.

Pautas para prevenir lesiones musculares

prevenir lesiones musculares más frecuentes

En todo caso, la mejor cura siempre es la prevención. Por eso es tan importante incorporar ciertas rutinas a nuestra práctica deportiva que nos protegerán de molestias y lesiones musculares. Son estas:

  • Realizar estiramientos previos. Antes de comenzar cualquier deporte, siempre hay que estirar los músculos sobre los que se realizará esa actividad.
  • Seguir una buena pauta de calentamiento. Tan importante como estirar los músculos es realizar un pequeño calentamiento: cuando los músculos entran en la temperatura óptima, son más flexibles.
  • Evitar realizar movimientos bruscos y mantener posiciones incómodas. Si mientras realizas un ejercicio estás muy incómodo y sientes dolor, afloja un poco, tu cuerpo ya te está enviando un mensaje…
  • Realizar estiramientos al acabar la práctica. Tan importante como realizarlos al principio es hacerlos al final. Los músculos se recuperan mucho mejor del esfuerzo si los estiramos después del ejercicio.
  • Reducir la inflamación de la musculatura a través del frío. Un masaje con un gel frío muscular sobre la musculatura que se ha sometido al esfuerzo ayudará muchísimo a recuperarla. Si no dispones de un buen gel frío —ya sabes que nuestro gel de masaje muscular Fito Cold Fisio, formulado con extractos vegetales, es imbatible—, siempre puedes darte una ducha con agua bien fría.
  • Cuidar la hidratación. La deshidratación es una causa común de lesión muscular, así que asegúrate de hidratarte bien antes, durante y después de realizar ejercicio. Y, por supuesto, cuida también la nutrición: una dieta equilibrada y rica en minerales ayuda a reforzar los músculos.

Acaba con la piel seca en las piernas

Hidratar la piel seca de las piernas

Puede que lo hayas sufrido alguna vez: tensión en la piel de las piernas, picores e, incluso, el enrojecimiento en algunas zonas. Son los síntomas inequívocos de la piel seca en las piernas, un problema que se acrecenta en invierno —debido a las bajas temperaturas y falta de humedad, así como por culpa de la calefacción, que seca mucho el ambiente— pero que también afecta intensamente cuando empieza la exposición solar y no se adoptan las medidas de protección adecuadas.

La piel seca en las piernas, pese a ser bastante común, debe ser tratada para que no derive en problemas más graves. Y es que la piel actúa como barrera protectora frente a las infecciones, pero cuando le falta hidratación se pierde esa capacidad de barrera natural.

Cómo rehidratar la piel seca de las piernas

hidratacion para la piel seca en las piernas

 

El primer paso, cuando aparecen los primeros síntomas de piel seca en las piernas, es tratar de recuperar un nivel óptimo de hidratación en la zona. Para ello, nada mejor que emplear una crema con alto poder hidratante, como Acilac de Luvilay, que gracias a su alto contenido en Gluconolactona pH 4.0 obliga a la piel a retener el agua y acelera la velocidad de reparación de la piel seca de las piernas.

Como consejo, el mejor momento para aplicar la crema hidratante es justo al salir de la ducha, ya que los poros están más abiertos, por lo que la crema penetrará mejor, y además esta ayudará a reemplazar los aceites naturales que se hayan podido perder durante el baño.

Y, por supuesto, bebe mucha agua.

Rutinas para prevenir la piel seca

Una vez que hayas recuperado la hidratación y el estado natural de tu piel, es importante comenzar a adoptar algunas pautas o rutinas para prevenir futuros episodios de sequedad en la piel de las piernas.

  • La ducha y el baño, con agua tibia. Puede parecer una tontería pero el agua muy caliente arrasa con los aceites naturales de la piel, secándola.
  • Evita los jabones fuertes que secan la piel. Lo mejor es optar por jabones indicados para pieles sensibles, ya que suelen tener un pH más equilibrado.
  • Sécate con suavidad, a toquecitos. Lo ideal sería salir de la ducha y dejar que la piel se seque al aire, pero no nos engañemos, las prisas mañaneras no son un aliado para esto. No obstante, en lugar de frotarte con la toalla, adquiere la costumbre de secar la piel a toquecitos suaves. De esta forma se mantiene parte de la humedad natural de la piel.
  • Apúntate a la hidratación diaria. No esperes a que tu piel empiece a resecarse para ponerte una leche corporal hidratante. La piel de tus piernas agradecerá que al menos una vez al día, tras el baño, le apliques una buena hidratación. Por cierto, recuerda que con Acilac se consigue una hidratación profunda durante 24 horas, por lo que incluso en el caso de una piel seca es suficiente con una aplicación diaria. ¡Solo una vez al día! En serio, no hay excusa que valga…

Cómo calmar el dolor muscular de cuello

Podríamos decir que es la lesión de la oficina por excelencia. El dolor muscular de cuello es uno de los más comunes entre profesionales que trabajan con ordenadores, estudiantes y, en definitiva, aquellas personas que pasan mucho tiempo con la cabeza fija en una dirección, como los profesionales con trabajos muy mecánicos.

dolor-muscular-de-cuello

Saber prevenir y tratar a tiempo el dolor muscular de cuello es mucho más fácil de lo que crees y muy importante para evitar lesiones mayores, así que toma nota de los consejos que siguen.

Tres pautas para aliviar el dolor muscular de cuello

En primer lugar, si las molestias musculares se producen por una mala posición mantenida, uno de los primeros cambios a adoptar es precisamente el mantener por mucho tiempo la postura: haz pausas periódicas, por ejemplo cada media hora, y trata de corregir frecuentemente tu posición.

aliviar-dolor-muscular-cuello

La segunda acción que te ayudará a prevenir el dolor muscular en el cuello —y a aliviarlo en el caso de que ya tengas molestias— es realizar ejercicios que fortalezcan el cuello y los hombros. Hay muchos, pero estos tres son los más sencillos y podrás hacerlos en cualquier momento y lugar:

  • Siéntate en una posición recta, con las piernas dobladas formando un ángulo de 90º y las plantas del pie perfectamente apoyadas en el suelo para conseguir mantener la espalda bien recta. Después baja la cabeza como si quisieras pegar la barbilla al pecho y, desde ahí, gira lentamente la cabeza: primero a la derecha, vuelve al centro pegando la barbilla al pecho y ahora a la izquierda. Repite varias veces y notarás cómo crece la musculatura posterior del cuello.
  • El segundo ejercicio parte de la misma posición recta que el anterior. Baja los hombros, mira al frente y pon la mano derecha sobre la cabeza llevándola suavemente hacia ese mismo lado. El objetivo es acercar la oreja derecha al hombro derecho para estirar la musculación lateral del cuello. Después de unos segundos, haz lo mismo con el otro lado.
  • La última opción pasa por automasajear la musculatura del cuello cuando empieces a sentir las primeras molestias, ¡es muy sencillo! Con los hombros bajos y relajados, haz pequeñas presiones y movimientos circulares con las yemas de los dedos siguiendo el lateral del cuello, desde la base de la mandíbula hacia los hombros y la base de la columna cervical.

No obstante, para aliviar el dolor muscular de cuello otra solución muy efectiva es masajear la zona ayudándote de un gel frío como Fito Cold Fisio. Este nuevo gel, que se suma a los exitosos gel y spray para piernas pesadas de la gama Fito Cold, tiene una mayor concentración de árnica, que es un potente calmante muscular, lo que lo convierte en una solución genial para aliviar el dolor muscular de cuello. ¡Y su aplicación es muy sencilla! Dando un suave masaje con las yemas de los dedos sobre la zona afectada, el gel es capaz de calmar rápidamente la sensación de agarrotamiento y no resulta nada graso ni engorroso, pues es de absorción inmediata. Créenos, este gel es tan fácil y cómodo de aplicar que podrás guardarlo incluso en la mesa de la oficina y aplicártelo cuando aparezcan las primeras molestias.

7 truquitos para mejorar tu salud en la oficina

La salud en la oficina es importante para nuestro bienestar general y nuestra productividad. Pasar ocho o más horas al día sentado en una silla, delante de una pantalla, y comiendo chocolatinas y café de la máquina expendedora es todo lo contrario a cuidarse, aunque al salir pongamos todo nuestro empeño a ir al gimnasio.

Al fin y al cabo, en la oficina es donde pasamos más horas del día, en muchos casos. Es por lo tanto muy importante aplicar pequeñas medidas muy sencillas para cuidarnos. Así, esas ocho horas pasarán más rápido y nuestro cuerpo y mente nos lo agradecerán.

1- Cuida tu postura

Ya te lo decían tu madre al comer y tus profes en la escuela. Es muy importante para nuestro sistema locomotor cuidar nuestra postura al sentarnos en nuestra silla, delante del ordenador. El dolor de espalda producido por una mala postura puede derivar en lumbalgias y otros problemas, que causan baja laboral o pueden disminuir notablemente la productividad.

Es importante mantener una postura lo más recta posible, pero sin llegar a forzar las vértebras. Además, nuestros pies tienen que estar constantemente apoyados, ya sea en el suelo o en un reposapies. Debemos colocar la pantalla, teclado y ratón del ordenador de acorde a nuestra postura, y no al revés.

2- Bebe agua

Beber agua nos ayuda a regular la temperatura corporal y muchas funciones de nuestro organismo. Además, ayuda a mitigar dolores de cabeza, algo muy frecuente en oficinas ruidosas y trabajando ante pantallas. ¡Además, nos ayudará a tener una piel tersa e hidratada! Recomendamos llevar una botella de agua, o tener un vaso o taza. ¡También puedes tomar infusiones!

3- Descansa la vista

Los ojos acaban agotados después de horas delante de la pantalla del ordenador, llenando informes y consultando facturas. No hace falta recordar los problemas de visión que van apareciendo con los años especialmente en personas que trabajan con ordenador.

Para ello, recomendamos el truco del 20-20-20. Es un sencillo consejo que puedes aplicarte en la oficina. Consiste en, cada 20 minutos, dejar de mirar la pantalla y enfocar la vista en algún objeto que esté a 20 metros durante 20 segundos.

4- Ilumina tu escritorio

Tener bien iluminado nuestro espacio de trabajo también es esencial para cuidar nuestros ojos, y mejorar nuestra productividad. A ser posible, colócate cerca de una ventana, con luz natural, que no sólo te permitirá ver mejor tu trabajo sino que, además, alegrará tu espacio. Estar cerca de una ventana y poder mirar fuera también ayuda a reducir los niveles de estrés.

5- Olvídate de las chocolatinas

Lo sentimos, sabemos que es un paso doloroso. Pero las chocolatinas, galletitas, refrescos y demás productos azucarados de la máquina expendedora no son buenas para nuestro bienestar. En cambio, recomendamos comer fruta. Una manzana es ideal para comer a media mañana, ya que saciará nuestra hambre y nos aportará vitaminas y energía para encarar el resto del día.

Además, es mejor decir adiós al menú grasiento del bar de debajo la ofi. Será mejor que preparemos una dieta equilibrada llena de verdura, y nos traigamos el tupper al trabajo. ¡La mejor manera de cuidar

nuestra salud, y con comida casera y deliciosa!

6- Haz estiramientos

Por último, unos estiramientos de brazos y espalda antes y después de la jornada laboral ayudarán a los músculos de la espalda a adaptarse a la oficina. ¡Un par de minutos antes y después de sentarse pueden evitarnos semanas de dolor!

7- Si estás de pie, camina

Muchos trabajos implican pasar horas de pie, especialmente aquellos que implican estar de cara al público. Eso acaba derivando en sobrecargar las piernas, sobre todo si se mantiene una misma postura durante mucho tiempo.

Para evitar la sobrecarga, es esencial ir cambiando de postura, disponiendo un pie más elevado que el otro con un peldaño. También se debe favorecer la circulación caminando cada unos 15-30 minutos, para equilibrar la musculatura. Después de una jornada laboral, puede ir bien un gel frio para ayudar a descansar las piernas.

Insomnio: ¿Qué es, y cómo derrotarlo?

El insomnio es un trastorno del sueño que cada vez es más frecuente entre la población. Habitualmente se asocia con procesos de preocupación o estrés, aunque puede deberse a muchas otras causas.

El insomnio puede consistir en dificultad para dormirse, despertarse de forma frecuente siendo difícil conciliar nuevamente el sueño, despertarse antes de lo que se desearía, y tener la sensación de no haber dormido lo suficiente. El insomnio va acompañado de fatiga, cansancio, falta de concentración y disminución del rendimiento mental y físico. Eso a su vez, puede provocar otros problemas, por ejemplo en la piel. Es decir, disminuye claramente la calidad de vida.

¿Qué causa el insomnio?

El insomnio puede tener orígenes diversos:

  • Situaciones generadoras de estrés temporal o crónico, debido a problemas o preocupaciones laborales, familiares, sexuales, económicas, etc.
  • Las condiciones físicas del espacio en el que se descansa.
  • Hábitos irregulares del sueño, así como cambios frecuentes de horarios a la hora de irse a dormir o de levantarse.
  • Malos hábitos alimenticios (cenas copiosas, irse a la cama con hambre).
  • Consumo de sustancias excitantes del sistema nervioso (té, café, alcohol, bebidas con cola, tabaco y drogas varias).
  • Tras intervenciones quirúrgicas (las patologías orgánicas que vienen acompañadas de dolor suelen ser causantes de dificultades para dormir).
  • Abstinencia del alcohol o de otras sustancias depresoras del sistema nervioso.
  • Efectos secundarios de los medicamentos.
  • Trastorno de estrés post-traumático: después de algún accidente, de un golpe, de un traumatismo o de alguna otra situación estresante (generalmente intensa y repentina) es posible que el individuo tenga dificultades leves o graves para descansar.
  • Estados de ansiedad excesiva (como crisis de ansiedad y ataques de ansiedad).

Algunos truquitos para prevenirlo

Si sufres de insomnio, lo recomendable es que lo consultes con tu médico de cabecera. De todos modos, te damos unos consejos para prevenirlo y ayudar a mitigarlo:

  • No tomar café ni bebidas con cafeína como mínimo 6 horas antes de ir a dormir.
  • Evitar la nicotina antes de acostarse, ya que también es excitante.
  • No tomar bebidas con alcohol antes de acostarse: puede facilitar conciliar el sueño, pero hará que nos despertemos más a menudo durante la noche.
  • No cenar comidas copiosas, con mucha grasa. Tampoco es recomendable irse a la cama con el estómago vacío: lo mejor es una cena ligera.
  • Hacer algo de ejercicio durante el día nos ayudará a dormir más plácidamente, pero evita hacerlo antes de acostarte o tu cuerpo no estará relajado.
  • Instaurar horarios regulares: ir siempre a la misma hora a la cama, y levantarse a la misma hora. Intenta dormir también ocho horas cada noche. De este modo, el cuerpo se acostumbrará a los horarios.

7 buenos hábitos para cuidar tu piel

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, y la primera barrera protectora frente a microorganismos y enfermedades. Cuidar la piel es muy importante no solo por motivos estéticos, sino también por salud y bienestar general.

La cosmética es de gran ayuda para mantener la juventud de tu piel y para protegerla frente al paso de los años. Sin embargo, el estilo de vida también puede ser de utilidad para el cuidado de la piel ante el envejecimiento.

Por lo tanto es necesario incorporar hábitos de vida saludables que favorezcan el cuidado y la protección de la piel, no sólo ante el paso del tiempo, sino también ante factores ambientales que aceleran el envejecimiento prematuro de los tejidos.

7 hábitos indispensables para la piel

1: Bebe mucha agua: Una adecuada hidratación es indispensable para la piel. Evitarás la sequedad y favorecerás su oxigenación. También favorece una tonalidad adecuada y saludable.

2: Usa protector solar: Es imprescindible usar filtro solar para evitar enfermedades de la piel, además de manchas y arrugas. Tampoco es recomendable exponerse al sol durante las horas de máxima radiación ni durante mucho rato.

3: Duerme 8 horas al día: Durante el sueño se reduce el estrés y se favorece la regeneración celular. Una piel que no descansa se verá más vieja y perjudicada.

4: Realiza ejercicio de forma regular: El ejercicio tonifica la piel, y el sudor nos ayudará a limpiar los poros, destapándolos y eliminando sustancias de desecho.

5: Evita el tabaco: Fumar suma estrés a nuestra piel, resta antioxidantes y la reseca. ¡Le quita el brillo a la piel!

6: Consume abundantes frutas y verduras: Ricas en antioxidantes naturales y vitaminas esenciales para la regeneración celular. ¡Y son sanísimas!

7: Consume más pescado y menos carnes procesadas: El pescado es rico en grasas omega 3, que reducen el paso del tiempo en la piel. Las carnes procesadas, ricas en grasas de mala calidad, empobrecerán la circulación y no beneficiarán en nada nuestra piel.

Calambres musculares: Qué son y cómo combatirlos

Calambres, espasmos, rampas musculares… Estos dolorosísimos problemas, especialmente en las piernas, causan muchos dolores de cabeza en hombres y mujeres, tanto deportistas como sedentarios. En este artículo os daremos consejos para prevenirlos e intentar aliviar su dolor.

¿Qué son los calambres?

Los calambres son contracciones musculares involuntarias de un músculo o un grupo muscular, que causan un dolor que puede llegar a ser muy intenso. Debemos distinguirlo de las contracturas, pues estas, pese a que pueden llegar a durar días, no producen un dolor de la misma intensidad.

Los calambres o espasmos pueden distinguirse en dos tipos distintos, según el momento de su aparición: durante el esfuerzo o después del esfuerzo. Durante el esfuerzo aparecen por movimientos bruscos y el acumulamiento de desechos metabólicos dentro de la fibra muscular. Después del esfuerzo los espasmos ocurren a menudo por el trabajo excesivo del grupo muscular durante el ejercicio.

¿Cómo podemos combatirlos?

Para mitigar los espasmos producidos durante el esfuerzo lo primero que debemos hacer es parar el ejercicio. Dejar de correr, soltar las pesas o salir de la piscina inmediatamente. Debemos intentar después estirar el músculo afectado, como hacen los futbolistas que padecen rampas en las piernas al final de los partidos. En un primer momento, tras el espasmo, puede servir aplicar calor en el músculo afectado.

Los espasmos producidos después del esfuerzo se pueden mitigar de muchas maneras. La primera es una buena preparación física, ya que muchos os habréis dado cuenta que estos espasmos aparecen precisamente cuando empezamos a practicar un deporte y nuestro cuerpo no está acostumbrado.

Después, así como es indispensable un buen calentamiento antes de empezar el ejercicio, es también necesario ayudar a nuestro cuerpo a volver a la situación de reposo. Para eso son convenientes los estiramientos de los grupos musculares más utilizados (a poder ser, supervisados por un preparador físico). Además, complementariamente, es recomendable el uso de geles de frío que ayudarán a relajar nuestros músculos, a prevenir su fatiga y a tonificarlos.

Entre los muchos geles de frío del mercado recomendamos la aplicación del gel más innovador y líder del mercado, Fito Cold de Luvilay. Con este gel lograréis una sensación inmediata de frescor y bienestar, además de una recuperación muscular más rápida y eficaz.

La alimentación también ayuda

Una buena alimentación e hidratación son fundamentales para evitar la falta de nutrientes básicos que pueden favorecer la aparición de calambres. Debemos buscar esencialmente alimentos ricos en calcio, potasio, magnesio y sodio.

El potasio es el nutriente más efectivo para prevenir los calambres, y se puede encontrar en gran cantidad en frutas como los plátanos y las peras, en los tomates y espinacas y en algunos frutos secos.

También es esencial una buena hidratación a la hora del ejercicio físico. Debes hidratarte convenientemente con agua antes, durante y después del esfuerzo. Las bebidas isotónicas serán muy efectivas para reponer el agua y las sales minerales perdidas durante ejercicios de larga duración e intensidad. Una mala hidratación no sólo os facilitará la aparición de espasmos, ¡sino que podrá hacer que bajen tu concentración y tu rendimiento deportivo!

“Fito Cold ayuda a relajar la musculatura después del ejercicio” Xavi Casas, fisioterapeuta

Xavi Casas es fisioterapeuta, con dilatada experiencia en la fisioterapia deportiva, tanto dentro de equipos como en readaptación de deportistas. Miembro del equipo técnico de la Selección Española femenina sub-18 de hockey hierba como fisioterapeuta, ha pasado varias temporadas en el staff del primer equipo del Atlètic Terrassa femenino, con lo que cuenta con conocimientos sobre readaptación de deportistas de alto nivel. Xavi ha probado el Fito Cold gel frío de Luvilay, y nos cuenta su experiencia con él.

¿Qué deportes que estén al alcance de cualquiera recomiendas para tener una vida sana?

A mi parecer, para llevar una vida sana es indispensable realizar una actividad física regular fuera de nuestro ámbito laboral al menos una vez al día y para ello es muy recomendable practicar algún deporte.

Cada especialidad deportiva ofrece un conjunto de beneficios particulares pero también unos requisitos que debemos tener en cuenta cuando queremos iniciarnos en la actividad.

Como fisioterapeuta, siempre recomiendo que antes de empezar a practicar un deporte se valoren todas las variables funcionales que presenta el usuario: edad, peso, estado de sus articulaciones, del sistema musculoesquelético, respiratorio, cardíaco,… y escoger un deporte y una intensidad de éste adecuada a cada individuo.

Alguien que empieza a hacer deporte para mejorar su cualidad de vida puede padecer algunas molestias. ¿Cuáles son las molestias más comunes después de hacer deporte? ¿Cómo podemos prevenirlas y cómo podemos curarlas?

Cuando empezamos a realizar ejercicio o cambiamos alguno de los parámetros al que hemos acostumbrado al cuerpo es normal y común notar molestias durante y después de realizar la actividad.

Las molestias más comunes son las musculares, como por ejemplo las llamadas agujetas; que no son más que microrroturas de las fibras musculares y son en muchos casos necesarias para que el cuerpo se adapte al nuevo ejercicio o intensidad de éste. Las agujetas son micro roturas de las fibras musculares necesarias para la adaptación del cuerpo al nuevo ejercicio.

También son comunes las molestias o dolores articulares, siempre según el estado en que estén y la exigencia de la actividad que realizamos.

Como prevención es necesario tener una buena movilidad y elasticidad de todos los tejidos y hacer una buena progresión en el ejercicio haciendo un warm up o calentamiento acorde a la actividad. También es importante relajar bien la musculatura después del ejercicio, y los geles fríos como Fito Cold pueden ayudar a ello.

Los últimos dos meses has podido probar el gel frío Fito Cold de Luvilay. ¿Con quién lo has probado? ¿Es útil para después del deporte? ¿Y para recuperar lesiones? ¿Cómo y en qué casos debe aplicarse?

Fito Cold Gel Frío es una crema de absorción rápida muy útil para la recuperación muscular y para crear sensación de alivio. La utilizo prácticamente cada día en mi consulta de fisioterapia, donde principalmente trabajo con deportistas tanto de nivel amateur como de élite que realizan una actividad física diaria e intensa, que suele provocar dolores musculares y articulares.

Para aliviar dichos dolores utilizo un abanico de técnicas variado adaptado al tipo de paciente que viene a la consulta que he ido aprendiendo durante los años de profesión y formación extra que he ido realizando.

Suelo utilizar Fito Cold Gel Frío al final de las sesiones para ayudar a drenar la zona de tratamiento y dar una sensación de frescor que suele durar unas horas y mis pacientes agradecen. Fito Cold ayuda a drenar la zona de tratamiento y dar una sensación de frescor que dura horas y los pacientes agradecen.

Recomiendo aplicar las cremas recuperadoras como Fito Cold incluso uno mismo con un suave masaje circular, sin apretar demasiado y de distal a proximal (dirección de la punta de los dedos al tronco) para así favorecer el retorno venoso y el drenaje del líquido linfático acumulado.

¿Cuáles son los inconvenientes de una vida sedentaria?

La vida sedentaria es el gran enemigo de la salud; según la OMS (Organización Mundial de la Salud): “Al menos un 60% de la población mundial no realiza la actividad física necesaria para obtener beneficios para la salud, por lo consiguiente, las enfermedades no transmisibles asociadas a la inactividad física son el mayor problema de salud pública en la mayoría de países del mundo”.

Los principales pero no únicos inconvenientes derivados de la inactividad física son el sobrepeso e incluso la obesidad que se puede presentar en cualquier etapa de la vida provocando a su vez múltiples posibles lesiones en nuestro cuerpo que nos va a limitar en nuestra actividad de vida diaria.

También la baja actividad física provoca que el estado de los sistemas musculares, articulares, respiratorios, circulatorios, etc. de nuestro cuerpo sean deficientes y afecten a nuestra salud.

¿Y las lesiones no deportivas más comunes?

Si nuestro trabajo o situación laboral nos obliga a permanecer muchas horas en una misma posición, tanto de pie como sentado, a realizar un mismo movimiento muchas veces, cargar peso y encima conlleva estrés, seguro reduciremos nuestros niveles de salud. Las lesiones más comunes suelen ser de la columna, tanto cervical, dorsal o lumbar, según la zona de dolor.

Las lesiones no deportivas más comunes suelen ser de la columna, pero también hay dolores articulares o piernas hinchadas.

También dolores articulares o piernas hinchadas en la población que tiene que permanecer de pie o realizando movimientos repetitivos durante su jornada laboral. Para esto también puede ser útil el gel frío Fito Cold, con un masaje al final del día.

¿Hay falsos mitos entre la gente que empieza a hacer deporte? ¿Puede ser peligroso hacerlo inadecuadamente, sin conocer tu cuerpo y sus necesidades? ¿Se producen lesiones por ignorancia?

Como he comentado anteriormente, mi opinión es que siempre podemos encontrar un deporte que se adapte más a cada individuo según sus condiciones y aplicar la frase de que no siempre lo que hace la mayoría tiene que ser bueno para mí.

El primer paso a realizar si queremos hacer una actividad es hacer un chequeo con profesionales sanitarios para que nos informen y certifiquen que somos aptos para esa actividad, incluso sería recomendable realizar una prueba de esfuerzo. Asimismo siempre debemos formarnos en la actividad que queremos realizar con profesionales que dominen a la perfección y sepan transmitir los conocimientos a los nuevos usuarios.

El caso más común son las lesiones en el running, ya sea saliendo a correr ocasionalmente o varias veces a la semana. Parece una actividad sencilla y como vamos mejorando fácilmente aumentamos la carga de entrenamiento a gran velocidad. Pues bien, realizar la carrera de forma inadecuada ya sea por una mala técnica de carrera o un calzado no apto puede provocar lesiones importantes. Por lo tanto siempre se debe realizar al menos unas clases de iniciación con un profesional del deporte que escojamos para asegurar una buena técnica de inicio y una preparación de los entrenamientos. Realizar running de forma inadecuada, por mala técnica o con un calzado no apto, puede provocar lesiones importantes.

Si queremos hacer un deporte/actividad de baja intensidad, bajo impacto y a su vez saludable nos podemos decantar, por ejemplo, por la marcha nórdica, un deporte que combina movilidad de todo el cuerpo con el caminar. Un ejercicio físico completo y apto para todo el mundo.

Has estado trabajando muchos años como fisioterapeuta en equipos de alto nivel, incluso selecciones nacionales. ¿Se sufren las mismas lesiones y se tratan igual que entre el deporte amateur o la gente común?

No, los deportistas de élite no suelen sufrir lesiones por falta de técnica o mal entrenamiento, ya que tienen un grupo profesionales que cuida ese aspecto, sino que en este caso las lesiones que padecen habitualmente son por traumatismos o bien por sobreuso y/o repetición de un movimiento.

En cuanto al tratamiento de dichas lesiones puede ser parecido o no al que se realiza en otro paciente, pero en realidad lo que premia es la rapidez de recuperación y la no recaída en el futuro.

Con el deporte de élite hay mucha más presión por parte del cuerpo técnico, del equipo y del propio deportista ya que como menos tiempo pase lesionado mayor será su rendimiento.

Actualmente tienes tu consulta de fisioterapia en un Box de Crossfit. ¿Qué es el Crossfit? ¿Está al alcance de todo el mundo? ¿Cómo debe practicarse? ¿Cuáles son las lesiones más comunes?

Actualmente colaboro con Crossfit Edelweiss en Sabadell, Barcelona. El Crossfit es un deporte relativamente nuevo, creado y exportado desde EE.UU., basado en el fitness i la halterofilia.

La idea del Crossfit es mezclar las condiciones físicas básicas del ser humano para crear el deportista más completo. Se realizan ejercicios funcionales constantemente variados y ejecutados a alta intensidad, pero adaptado a cada persona.

En mi opinión, con una buena formación inicial (para aprender a realizar los ejercicios de forma correcta), una programación adaptada según los objetivos que se buscan y un control por parte de profesionales sanitarios (médicos y fisioterapeutas) y entrenador, puede hacer Crossfit cualquier persona tenga la edad que tenga. Eso sí, es esencial que se realice en un Box Crossfit oficial, ya que sólo en estos centros nos aseguramos que los coaches (entrenadores) tengan los conocimientos necesarios y sepan enseñarlos de forma segura.