Logo Luvilay

Evitar lesiones al correr: ¿qué debemos tener en cuenta?

Tanto si eres corredor habitual como si te estás iniciando en el running, evitar lesiones al correr debe ser uno de tus principales objetivos. Muchas veces, nos centramos tanto en el entrenamiento en sí —correr, en este caso— que olvidamos adoptar las pautas que condicionan un entrenamiento de calidad. Y, créenos, esto está íntimamente ligado a la probabilidad de sufrir lesiones.

evitar lesiones al correr

Guía práctica para evitar lesiones al correr

  1. Haz un buen calentamiento previo

Ya sea para correr o para realizar cualquier otro deporte, este es el primer paso de un buen entrenamiento. El calentamiento prepara el cuerpo, de forma progresiva, para lo que va a venir después. Para correr, lo ideal es comenzar con un calentamiento dinámico y activar bien las rodillas, es una de las articulaciones que más se resienten en el running y que más lesiones sufren.

  1. Utiliza material deportivo adecuado

Las zapatillas son un factor clave para evitar lesiones al correr. Asegúrate de que eliges unas buenas zapatillas que ayuden a amortiguar el impacto de la carrera sobre los músculos y articulaciones. Y, por supuesto, tienen que ajustarse bien a tu pie. Parece una tontería, pero unas zapatillas que te hagan rozaduras pueden amargarte la vida.

  1. Al terminar, enfría y estira los músculos de las piernas

Enfriar quiere decir realizar unos minutos de ejercicio de baja intensidad. Es decir, en lugar de parar bruscamente, después de correr, camina unos 5 minutos. Después, estira bien los músculos que has ejercitado. El estiramiento mejora la flexibilidad de los músculos y esto reduce el riesgo de lesión muscular.

  1. ¡Descansa!

Salir a correr todos los días es una locura, incluso aunque seas corredor habitual y estés preparando una carrera. Es necesario dejar que los músculos y las articulaciones se recuperen entre sesiones y este descanso implica no realizar ninguna actividad física, tampoco otro deporte. Además, si escuchas a tu cuerpo es más fácil prevenir lesiones al correr, pues a veces sentir un dolor leve al hacer ejercicio es un aviso de lesión potencial. Cuando lo sientas, para lo necesario hasta que tu cuerpo se vuelva a sentir bien.

¿Un truquillo extra? Por su poder antiinflamatorio, Fito Cold Fisio ayuda a los músculos y articulaciones a recuperarse después del entrenamiento y a eliminar la fatiga muscular, por lo que es ideal para darte un masaje en los músculos que has ejercitado al acabar el estiramiento.

Piernas cansadas: ¿por qué tenemos esa sensación de pesadez?

¡Qué molesta es la sensación de piernas cansadas! Ese hormigueo constante, sensación de fatiga en las piernas, calambres… Incluso hinchazón en los tobillos. Es probable que alguna vez lo hayas padecido y, por lo tanto, conoces los incómodos síntomas de la pesadez de piernas, pero ¿sabes a qué se debe? Te lo explicamos a continuación.

sensacion de piernas cansadas

Causas de las piernas cansadas

La sensación de piernas pesadas se produce por una insuficiencia venosa. Las venas de las piernas tienen dificultad para hacer llegar la sangre al corazón y esta se acumula en las piernas, dando lugar a las molestias que ya hemos señalado. Aunque la edad y la genética son los factores de riesgo más comunes de la insuficiencia venosa, hay otras causas que pueden influir en un problema de piernas cansadas:

  • Los profesionales que deben permanecer muchas horas de pie —como azafatas, dependientes, personal de hostelería, personal sanitario y farmacéuticos, por ejemplo— suelen padecer piernas cansadas porque estar de pie, o en la misma posición, durante mucho tiempo acelera la fatiga en las piernas.
  • En el extremo contrario, el sedentarismo también es causa de insuficiencia venosa. Por eso no conviene pasar demasiadas horas en posición sentada. Si realizas un trabajo de oficina, que te exige pasar la mayor parte del tiempo sentado, intenta dar pequeños paseos de forma regular y, si no es posible, al menos mueve las piernas regularmente mientras permaneces sentado.
  • El verano es otro de los factores que incrementa este problema y es que el calor es uno de los principales enemigos de la función venosa en las piernas. Por eso, es muy habitual que en los meses más calurosos sintamos esa sensación de fatiga, hinchazón y hormigueo que caracteriza las piernas cansadas.

Qué hacer para aliviar la pesadez de piernas

Lo mejor, cuando padecemos piernas cansadas, es aplicar frío sobre la zona afectada y elevar las piernas para mejorar la circulación de la sangre. ¿Un truco infalible? Aplicar nuestro gel especial para piernas pesadas Fito Cold, dándote un masaje suave y ascendente desde la zona de los tobillos hasta las rodillas. Se trata de un gel formulado con extractos vegetales de árnica, ruscus, hamamelis y castaño de indias, plantas que tradicionalmente se han empleado en medicina natural para mitigar problemas de circulación. Además, Fito Cold también contiene mentol cristal, un aceite esencial que aporta un gran frescor y genera un alivio inmediato de los síntomas más molestos de la pesadez de piernas.

Remedios para aliviar contracturas musculares en casa

A veces, es tras un movimiento brusco cuando lo sientes; otras, por cargar peso incorrectamente; otras, porque no hemos hecho un buen calentamiento al hacer ejercicio; y algunas otras veces por una mala postura continuada, como por ejemplo quedarnos dormidos en el sofá en una posición difícil. Las causas de las contracturas musculares son muchas y variadas, pero las consecuencias seguro que te suenan. La contractura es, al fin y al cabo, un estado de agarrotamiento o rigidez del músculo que, según su grado, puede ser más o menos doloroso y necesitar un periodo de recuperación más o menos largo.

contracturas musculares mas frecuentes

No obstante, cuando son leves, es posible aliviar las contracturas musculares en casa. Generalmente, estas pequeñas lesiones musculares se producen en la zona alta de la espalda, cuello y hombros.

Trucos para relajar la musculatura

Una primera medida que has tomar para aliviar contracturas musculares es el reposo: tratar de relajar al máximo la zona afectada tratando de evitar movimientos con dolor. Es decir, en el punto en el que notes un pinchazo o una limitación del músculo, no intentes ir más allá.

También puedes darte un pequeño masaje muscular. Puedes hacerlo tú mismo o, si no llegas a la zona afectada, pedirle a alguien que te ayude. Se trata de palpar con los dedos el músculo contracturado y hacer presión con las yemas hasta que sientas un dolor “soportable”. Esta pequeña presión inhibe las terminaciones nerviosas que transmiten los estímulos dolorosos, por lo que en pocas aplicaciones notarás cómo mejora la contractura muscular.

En tercer lugar, puedes recurrir a elementos naturales, como plantas con propiedades calmantes. Por ejemplo, la árnica es una de las plantas con mayor efecto antiinflamatorio, que se emplea mucho para el tratamiento de dolores musculares y articulares. En este sentido, nuestra recomendación es evidente: date un masaje en la zona afectada con Fito Cold Fisio, el gel frío para alivio muscular de Luvilay. Uno de sus secretos es que tiene una alta concentración de árnica, un 10%, por eso es tan eficaz.

El frío alivia mejor las contracturas musculares

Por cierto, ¿sabías que el frío es el mejor tratamiento para las contracturas musculares? Muchas veces, cuando notamos una pequeña contractura nos ponemos calor sobre la zona. Y es cierto que calma, pero su efecto es muy superficial y las molestias acaban reapareciendo cuando dejamos el calor. El frío, sin embargo, es capaz de actuar sobre una capa mucho más profunda, llegando directamente al músculo.

Fito Cold Fisio es la forma más cómoda de aplicar frío para aliviar contracturas musculares, pero también funcionan los remedios de toda la vida: coger una bolsa de hielo o de guisantes congelados, envolverla en una toalla (para que el frío no queme la piel) y aplicar ese frío durante un buen rato, al menos 20 minutos.

¿Qué tiene que tener la leche corporal hidratante perfecta?

¿En qué me tengo que fijar a la hora de comprar una leche corporal hidratante? ¿Todas las cremas hidratantes son iguales? Seguramente, te has hecho esta pregunta más de una vez al acudir a la farmacia y encontrarte un montón de leches corporales diferentes en los estantes. Así que hoy nos hemos propuesto arrojar un poco de luz sobre el asunto y detallar qué debe tener la leche corporal hidratante perfecta.

leche corporal hidratante perfecta

Tips para elegir una buena leche corporal hidratante

En primer lugar, aclaremos un aspecto más importante: cada piel es diferente y, por este motivo, no hay una única crema corporal que sea infalible u obtenga los mismos resultados en todas las personas. Podríamos decir que la leche hidratante corporal perfecta es aquella capaz de hidratar en profundidad, regenerar y proteger la piel de factores externos. En definitiva, de cuidar tu piel. Pero ello dependerá, como decimos, de las características de la piel. Esto es lo que debes saber en cada caso:

 

  • Leche corporal hidratante para pieles secas o sensibles: cuando la piel está muy seca, o es excesivamente sensible, es común que aparezcan rojeces, que se escame e incluso que llegue a picar. Por este motivo, este tipo de piel necesita una atención especial y seguir un tratamiento hidratante capaz de nutrir, reparar, hidratar y regenerar.

 

  • Leche corporal hidratante para pieles grasas: este tipo de pieles, también llamadas mixtas, son aquellas que, de forma natural, segregan más sebo del habitual. Por eso, la leche corporal para este tipo de pieles debe hidratar a la vez que ayuda a la piel a regular la producción de grasa.

 

Por qué no todas las leches hidratantes son iguales

En general, las leches hidratantes para el cuerpo suelen compartir una base de agua, grasa y emulsionante, pero se diferencian por su principio activo.

La leche corporal de Luvilay, Acilac Hidra, tiene como principio activo la Gluconolactona Complex pH 4.0, que es un polihidroxiácido de alta tolerancia en la piel que consigue retener el agua de la piel y generar una óptima unión entre células.

leche corporal hidratante con gluconolactona

De esta forma, Acilac elimina la descamación, optimiza el ciclo de vida de la piel y la hidrata en profundidad para lograr una piel sedosa, elástica y tersa hasta 24 horas. Es, en definitiva, una leche corporal idónea para pieles muy secas y con tendencia a la hiperqueratosis.

Cómo mejorar la mala circulación en las piernas: consejos sencillos para aplicar en casa

La mala circulación en las piernas es más común de lo que podría parecer. Y es que un trabajo de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular estima que seis de cada diez adultos padecen síntomas de enfermedad venosa crónica, es decir, dificultad por parte de las venas de retornar la sangre al corazón. Esta incidencia aumenta con la edad, siendo un problema que se manifiesta en mayor medida a partir de los 70 años (50 en el caso de fumadores), y por causa de otras patologías asociadas.

mala circulacion piernas

 

En todo caso, mejorar la mala circulación de las piernas es posible siguiendo algunas sencillas pautas. Todas ellas las podemos aplicar en nuestro día a día en casa, así que ya sabes: toma nota y acaba con la mala circulación y la pesadez de piernas.

Tips para mejorar la circulación de las piernas

  • Evita permanecer demasiado tiempo en la misma posición, da igual si estás sentado o de pie. En ambos casos, acostúmbrate a mover frecuentemente los pies y da pequeños paseos
  • Eleva las piernas por encima del nivel del corazón. Cuando estés relajado en el sofá, pon los pies sobre una buena pila de cojines. Es un truco infalible para contrarrestar la mala circulación de las piernas.
  • Una dieta equilibrada también es clave para mejorar la mala circulación de las piernas. Además, la alimentación baja en sal es muy positiva en este sentido, pues ayuda a retener menos líquidos.
  • ¡Hidrátate bien! Y esto quiere decir tanto por dentro como por fuera. Bebe abundante agua y utiliza a diario una crema que favorezca la hidratación de la piel, pues de esa forma conseguirás una piel más elástica y tersa y conseguirás activar la circulación en las piernas.
  • Viste ropa amplia en la medida de lo posible. Los pantalones o medias muy ajustados dificultan el retorno sanguíneo de las piernas al corazón, favoreciendo una mala circulación de las piernas.
  • Evita la exposición solar prolongada y permanecer cerca de fuentes de calor directas (como una estufa) durante mucho tiempo.
  • Masajea las piernas con Fito Cold Piernas Pesadas cada día. El gel frío es altamente calmante y el poder antiinflamatorio de la árnica ayuda a disminuir la hinchazón, la sensación de pesadez y el hormigueo en las piernas. Además, al aplicar el gel en movimientos circulares conseguirás recuperar la circulación en las piernas.

 

Tips para el cuidado de la piel en verano

Si te lo preguntamos a ti, seguramente nos dirás que el verano es una época fantástica: días más largos, buen tiempo, vacaciones… Pero ¿y si le preguntásemos a tu piel? Quizás la cosa cambiaría, pues el estío es una etapa de riesgo para la piel. La mayor exposición solar y el calor intenso, que deshidrata la epidermis, afectan mucho a nuestra piel. De ahí la importancia de saber mantener un óptimo cuidado de la piel en verano.

cuidado de la piel en verano

Cómo cuidar la piel en verano

  1. Empieza por una buena limpieza de la piel. No solo en verano, la limpieza diaria de la piel es fundamental para mantenerla sana. Asegúrate, eso sí, de utilizar productos suaves, que no alteren el ph de la piel ni la irriten. ¿Sabías que con la piel limpia, los tratamientos que se aplican después penetran mejor y ofrecen mejores resultados?
  2. Hidrata profundamente la piel. En verano especialmente, es necesario recuperar la hidratación perdida y es que el calor y los baños en la playa o la piscina hacen que la piel se reseque. Elige, por tanto, una leche corporal que ayude a regenerar la piel y la hidrate en profundidad.
  3. Aplica protección solar abundante. Ten muy en cuenta, eso sí, que las leches corporales hidratantes y solares no se sustituyen, se complementan: primero aplicamos la hidratante y después, 30’ antes de salir de casa, una crema de protección solar. Lo ideal es que tenga un factor de protección mínimo de 15 FPS y repetir la aplicación cada dos horas.
  4. Reduce al mínimo la exposición solar. Al menos, durante las horas centrales del día intenta evitar el contacto directo del sol; si estás en la calle, busca la sombra.

Cuidado de la piel de los pies en verano

Si bien hay que prestar atención al estado de la piel de todo el cuerpo durante las épocas de calor, hay una parte que se ve especialmente afectada en verano: los pies. Debido a que caminamos más descalzos o con sandalias abiertas, los pies están más expuestos al sol y a la sequedad ambiental que el resto del año. A su vez, las sandalias descubiertas en el talón afectan especialmente a esta zona, ya que se producen más rozaduras y la piel se reseca y agrieta mucho más.

cuidado de la piel de los pies en verano

Un trucazo para ayudar al cuidado de la piel de los pies en verano es masajearlos cada día con una buena crema hidratante y reparadora (sobre todo en las plantas y la zona de los talones). ¿Ya conoces nuestra crema reparadora Acilac Forte? Es perfecta para esto porque su alta concentración en Gluconolactona Complex pH 4.0 consigue exfoliar bien la zona y rehidratarla en profundidad para acabar con las escamaciones y grietas de la piel. Incluso en las zonas más secas, como los talones, se notan los resultados desde la primera aplicación. Y, aunque lo ideal es utilizarla una vez al día, es efectiva incluso aunque no te la apliques a diario.

Las lesiones musculares más frecuentes: aprende a evitarlas

Las lesiones musculares son más comunes de lo que desearíamos entre deportistas. Aunque la mayoría de las lesiones musculares más frecuentes son leves o aparecen de forma tímida, no debemos confiarnos: hay que saber prevenirlas y detectarlas a tiempo.

lesiones musculares frecuentes

¿Cuáles son las lesiones musculares más comunes?

Lo más frecuente entre personas que practican los deportes más comunes, como running, fútbol o vóley, son las que afectan a los muslos (ya sea la parte anterior del muslo, el cuádriceps, o la posterior, los isquiotibiales) y a los gemelos. Por su parte, en actividades de tonificación y entrenamientos que trabajan la fuerza, las lesiones más frecuentes se producen en la zona cervical y lumbar.

En general, ya lo hemos mencionado, las lesiones musculares que se producen con mayor frecuencia son leves: inflamaciones, sobrecargas, contracturas y contusiones (pequeños hematomas que se producen por un impacto contra el músculo). Ello no quiere decir, sin embargo, que no deban preocuparnos. Lo mejor cuando tenemos una lesión muscular de este tipo es hacer reposo y dejar que el músculo afectado se recupere al 100% antes de volver a la carga.

Pautas para prevenir lesiones musculares

prevenir lesiones musculares más frecuentes

En todo caso, la mejor cura siempre es la prevención. Por eso es tan importante incorporar ciertas rutinas a nuestra práctica deportiva que nos protegerán de molestias y lesiones musculares. Son estas:

  • Realizar estiramientos previos. Antes de comenzar cualquier deporte, siempre hay que estirar los músculos sobre los que se realizará esa actividad.
  • Seguir una buena pauta de calentamiento. Tan importante como estirar los músculos es realizar un pequeño calentamiento: cuando los músculos entran en la temperatura óptima, son más flexibles.
  • Evitar realizar movimientos bruscos y mantener posiciones incómodas. Si mientras realizas un ejercicio estás muy incómodo y sientes dolor, afloja un poco, tu cuerpo ya te está enviando un mensaje…
  • Realizar estiramientos al acabar la práctica. Tan importante como realizarlos al principio es hacerlos al final. Los músculos se recuperan mucho mejor del esfuerzo si los estiramos después del ejercicio.
  • Reducir la inflamación de la musculatura a través del frío. Un masaje con un gel frío muscular sobre la musculatura que se ha sometido al esfuerzo ayudará muchísimo a recuperarla. Si no dispones de un buen gel frío —ya sabes que nuestro gel de masaje muscular Fito Cold Fisio, formulado con extractos vegetales, es imbatible—, siempre puedes darte una ducha con agua bien fría.
  • Cuidar la hidratación. La deshidratación es una causa común de lesión muscular, así que asegúrate de hidratarte bien antes, durante y después de realizar ejercicio. Y, por supuesto, cuida también la nutrición: una dieta equilibrada y rica en minerales ayuda a reforzar los músculos.

Acaba con la piel seca en las piernas

Hidratar la piel seca de las piernas

Puede que lo hayas sufrido alguna vez: tensión en la piel de las piernas, picores e, incluso, el enrojecimiento en algunas zonas. Son los síntomas inequívocos de la piel seca en las piernas, un problema que se acrecenta en invierno —debido a las bajas temperaturas y falta de humedad, así como por culpa de la calefacción, que seca mucho el ambiente— pero que también afecta intensamente cuando empieza la exposición solar y no se adoptan las medidas de protección adecuadas.

La piel seca en las piernas, pese a ser bastante común, debe ser tratada para que no derive en problemas más graves. Y es que la piel actúa como barrera protectora frente a las infecciones, pero cuando le falta hidratación se pierde esa capacidad de barrera natural.

Cómo rehidratar la piel seca de las piernas

hidratacion para la piel seca en las piernas

 

El primer paso, cuando aparecen los primeros síntomas de piel seca en las piernas, es tratar de recuperar un nivel óptimo de hidratación en la zona. Para ello, nada mejor que emplear una crema con alto poder hidratante, como Acilac de Luvilay, que gracias a su alto contenido en Gluconolactona pH 4.0 obliga a la piel a retener el agua y acelera la velocidad de reparación de la piel seca de las piernas.

Como consejo, el mejor momento para aplicar la crema hidratante es justo al salir de la ducha, ya que los poros están más abiertos, por lo que la crema penetrará mejor, y además esta ayudará a reemplazar los aceites naturales que se hayan podido perder durante el baño.

Y, por supuesto, bebe mucha agua.

Rutinas para prevenir la piel seca

Una vez que hayas recuperado la hidratación y el estado natural de tu piel, es importante comenzar a adoptar algunas pautas o rutinas para prevenir futuros episodios de sequedad en la piel de las piernas.

  • La ducha y el baño, con agua tibia. Puede parecer una tontería pero el agua muy caliente arrasa con los aceites naturales de la piel, secándola.
  • Evita los jabones fuertes que secan la piel. Lo mejor es optar por jabones indicados para pieles sensibles, ya que suelen tener un pH más equilibrado.
  • Sécate con suavidad, a toquecitos. Lo ideal sería salir de la ducha y dejar que la piel se seque al aire, pero no nos engañemos, las prisas mañaneras no son un aliado para esto. No obstante, en lugar de frotarte con la toalla, adquiere la costumbre de secar la piel a toquecitos suaves. De esta forma se mantiene parte de la humedad natural de la piel.
  • Apúntate a la hidratación diaria. No esperes a que tu piel empiece a resecarse para ponerte una leche corporal hidratante. La piel de tus piernas agradecerá que al menos una vez al día, tras el baño, le apliques una buena hidratación. Por cierto, recuerda que con Acilac se consigue una hidratación profunda durante 24 horas, por lo que incluso en el caso de una piel seca es suficiente con una aplicación diaria. ¡Solo una vez al día! En serio, no hay excusa que valga…

Cómo calmar el dolor muscular de cuello

Podríamos decir que es la lesión de la oficina por excelencia. El dolor muscular de cuello es uno de los más comunes entre profesionales que trabajan con ordenadores, estudiantes y, en definitiva, aquellas personas que pasan mucho tiempo con la cabeza fija en una dirección, como los profesionales con trabajos muy mecánicos.

dolor-muscular-de-cuello

Saber prevenir y tratar a tiempo el dolor muscular de cuello es mucho más fácil de lo que crees y muy importante para evitar lesiones mayores, así que toma nota de los consejos que siguen.

Tres pautas para aliviar el dolor muscular de cuello

En primer lugar, si las molestias musculares se producen por una mala posición mantenida, uno de los primeros cambios a adoptar es precisamente el mantener por mucho tiempo la postura: haz pausas periódicas, por ejemplo cada media hora, y trata de corregir frecuentemente tu posición.

aliviar-dolor-muscular-cuello

La segunda acción que te ayudará a prevenir el dolor muscular en el cuello —y a aliviarlo en el caso de que ya tengas molestias— es realizar ejercicios que fortalezcan el cuello y los hombros. Hay muchos, pero estos tres son los más sencillos y podrás hacerlos en cualquier momento y lugar:

  • Siéntate en una posición recta, con las piernas dobladas formando un ángulo de 90º y las plantas del pie perfectamente apoyadas en el suelo para conseguir mantener la espalda bien recta. Después baja la cabeza como si quisieras pegar la barbilla al pecho y, desde ahí, gira lentamente la cabeza: primero a la derecha, vuelve al centro pegando la barbilla al pecho y ahora a la izquierda. Repite varias veces y notarás cómo crece la musculatura posterior del cuello.
  • El segundo ejercicio parte de la misma posición recta que el anterior. Baja los hombros, mira al frente y pon la mano derecha sobre la cabeza llevándola suavemente hacia ese mismo lado. El objetivo es acercar la oreja derecha al hombro derecho para estirar la musculación lateral del cuello. Después de unos segundos, haz lo mismo con el otro lado.
  • La última opción pasa por automasajear la musculatura del cuello cuando empieces a sentir las primeras molestias, ¡es muy sencillo! Con los hombros bajos y relajados, haz pequeñas presiones y movimientos circulares con las yemas de los dedos siguiendo el lateral del cuello, desde la base de la mandíbula hacia los hombros y la base de la columna cervical.

No obstante, para aliviar el dolor muscular de cuello otra solución muy efectiva es masajear la zona ayudándote de un gel frío como Fito Cold Fisio. Este nuevo gel, que se suma a los exitosos gel y spray para piernas pesadas de la gama Fito Cold, tiene una mayor concentración de árnica, que es un potente calmante muscular, lo que lo convierte en una solución genial para aliviar el dolor muscular de cuello. ¡Y su aplicación es muy sencilla! Dando un suave masaje con las yemas de los dedos sobre la zona afectada, el gel es capaz de calmar rápidamente la sensación de agarrotamiento y no resulta nada graso ni engorroso, pues es de absorción inmediata. Créenos, este gel es tan fácil y cómodo de aplicar que podrás guardarlo incluso en la mesa de la oficina y aplicártelo cuando aparezcan las primeras molestias.