Logo Luvilay

Piernas cansadas en el embarazo: por qué se produce y cómo aliviarlas

La sensación de piernas cansadas en el embarazo es una de las molestias más comunes de esta etapa, sobre todo en el segundo y tercer trimestre. Aunque se trata de algo completamente normal, fruto de los cambios hormonales del embarazo y de la presión del bebé sobre el útero, sí conviene adoptar algunas rutinas para aliviar un poco la pesadez e hinchazón en las piernas. Te las contamos en detalle.

Por qué se hinchan las piernas en el embarazo

La revolución hormonal que produce el embarazo hace que los vasos sanguíneos se dilaten -dificultando la circulación- y que el cuerpo retenga mucha más agua de la habitual. A ello se une, además, que el útero, al crecer, ejerce más presión sobre las venas que hacen circular la sangre desde la parte inferior del cuerpo, lo que suele derivar en una hinchazón leve en los pies, los tobillos y las piernas.

piernas cansadas en el embarazo

Alivio para las piernas cansadas

Aunque en el caso concreto del embarazo prevenir la sensación de piernas pesadas es muy difícil, sí es posible aliviar sus molestias. Toma nota:

  • Descansa con las piernas en alto: si estás sentada colócalas sobre un taburete y cuando estés tumbada, sobre cojines. De esta forma se facilita la circulación de la sangre. Además, es muy recomendable hacer el ejercicio de mantener las piernas elevadas por encima del corazón durante unos 15 minutos al día.
  • Túmbate de lado: es mejor dormir de lado que de espaldas, pues la presión de la barriga sobre la vena cava (la vena más sangre que lleva al corazón), al acostarse de espaldas, dificulta el retorno normal de la sangre hacia las piernas.
  • Termina la ducha en frío: el frío es una de las soluciones más efectivas para el alivio de las piernas cansadas en el embarazo. Por eso es muy recomendable terminar la ducha con un buen chorro de agua fría en las piernas y pies. ¡Reactiva la circulación enseguida!
  • Aplica Fito Cold para calmar las molestias: un pequeño masaje en las piernas y los pies con Fito Cold Piernas Pesadas ayuda a calmar el cosquilleo y la sensación de ardor de las piernas cansadas. Fito Cold está formulado con principios activos de carácter vegetal con propiedades antiinflamatorias y calmantes y, además, aporta una sensación de frescor inmediata. Y un detalle fundamental: su uso es seguro durante la gestación, ya que cumple con el margen de seguridad toxicológico (MoS> 100) exigido por la Unión Europea en embarazo y lactancia. Además, Fito Cold no emplea aceite de menta (que contiene pulegona, un producto contraindicado en el embarazo), sino un único componente del aceite de menta: el Mentol Cristal, de calidad farmacéutica USP 44º y con un constatado perfil de seguridad.
  • Haz ejercicio: no solo para las piernas cansadas, sino en general, el ejercicio tiene importantes beneficios durante el embarazo, ya que contribuye a prevenir y calmar muchas molestias. Pero hay dos cosas que te ayudarán especialmente a aliviar la sensación de pesadez en las piernas: realizar rotaciones de piernas y tobillos y la natación.

Codos secos: ¿cómo cuidar la piel de los codos?

Tener los codos secos es tan frecuente y común que, a veces, olvidamos prestarle atención a esta parte del cuerpo. Pero que sea común no quiere decir que sea conveniente tener la piel de los codos seca. Así que, a modo de recordatorio, sirva este artículo para poner remedio a los codos secos.

codos-secos

Por qué tengo la piel seca en los codos

Hay una conjunción de factores que acaban alterando la piel en la zona de los codos y afectan a la piel seca:

  • Los codos son una zona muy expuesta a rozaduras, pues constantemente los estamos apoyando sobre diferentes superficies. Para aguantar este trajín, la piel de los codos es más gruesa que en otras partes del cuerpo, pero ello influye directamente en su sequedad.
  • De la misma forma, las mangas largas provocan un desgaste mayor en esta zona la mayor parte del año.
  • Por su posición, no vemos los codos continuamente y ello hace que sea más fácil olvidarse de hidratarlos con frecuencia. Con el rostro esto no suele pasar porque enseguida vemos si le falta luminosidad a la piel.
  • Los codos son una articulación: el movimiento constante supone una mayor presión sobre la piel de esta zona.

Recomendaciones para cuidar la piel de los codos

  1. Exfolia la zona de forma regular.

¿Has notado que la piel de los codos es más oscura? Eso es que hay acumulación de células muertas y lo que hay que hacer es eliminarlas con una exfoliación. Eso sí, no te pases: la piel de los codos es muy fina, por lo que no es recomendable utilizar herramientas muy agresivas que sí utilizamos, por ejemplo, en los talones, como es el caso de la piedra pómez. Para los codos, con un buen gel exfoliante o con un guante para exfoliación es suficiente.

  1. Aplica una crema reparadora en los codos secos.

Acilac Forte es una crema reparadora y ultrahidratante formulada específicamente para recuperar zonas de la piel muy secas o dañadas, como es el caso de los codos. Actúa eficazmente incluso en casos de uso discontinuo, aunque nuestra recomendación es que te la apliques a diario sobre los codos secos durante varios días, hasta que la piel recupere su firmeza, suavidad y brillo natural.

  1. ¡Incluye los codos en tu rutina diaria!

Una vez hayas recuperado el mejor aspecto de tus codos, no dejes que se te vuelvan a resecar incluyéndolos en tu rutina de belleza habitual. Asegúrate de utilizar una leche corporal muy hidratante y aplícala con esmero cuando pases por la zona de los codos.

Dolor de espalda: por qué se produce y cómo evitarlo

El dolor de espalda es uno de los dolores más frecuentes: prácticamente todas las personas lo padecen en algún momento de su vida, ya sea con mayor intensidad (dolor agudo e inmovilizante) o en forma de pequeñas molestias.

Entre las manifestaciones más comunes del dolor de espalda están la lumbalgia (que afecta a la parte baja de la espalda y es el más frecuente), el pinzamiento dorsal y el dolor de cervicales.

dolor de espalda

Causas del dolor de espalda

Aunque es difícil establecer una causa concreta para el dolor de espalda, sí sabemos que el dolor lumbar suele tener su origen en una mala posición continuada o en el intento de levantar demasiado peso, que acaba produciendo un desgarro o un esguince muscular.

Cuando el dolor se concentra en la parte alta de la espalda, normalmente la causa es una sobrecarga muscular o una lesión deportiva.

En el trabajo también suele estar el origen de muchos dolores de espalda: si tu oficio te obliga a permanecer muchas horas en una posición inadecuada, es decir, sentado frente a un ordenador, conduciendo, de pie parado o levantando y cargando peso continuamente es probable que acabes padeciendo molestias en la espalda o el cuello.

Recomendaciones para prevenir dolor de espalda

  • Si trabajas sentado, levántate y da pequeños paseos para estirar la espalda regularmente. Si, por el contrario, has de pasar muchas horas de pie intenta mover los pies de forma continua y haz algún descanso que te permita sentarte unos minutos.
  • Equilibra el peso. Cuando vayas al supermercado, por ejemplo, reparte el peso equitativamente en varias bolsas, de forma que puedas distribuir equilibradamente la fuerza de los brazos.
  • Al levantar peso, nunca dobles la espalda: flexiona las rodillas y mantén la espalda recta. Por cierto, un truco fantástico es apretar la musculatura del abdomen al realizar el movimiento, pues la contracción evitará un sobreesfuerzo muscular.
  • Practicar deporte te protegerá doblemente: por un lado, establecer una rutina diaria de ejercicios te ayudará a fortalecer la musculatura y a equilibrar la tensión muscular de las actividades cotidianas, y, por otro, te permitirá mantenerte en un peso adecuado, lo que previene el dolor de espalda.

Cuidar los pies después del verano

Es probable que, tras las vacaciones, hayas notado los pies más secos, agrietados, incluso con rozaduras o callos. Es normal, en verano la piel de nuestros pies está más expuesta a agresiones externas que acaban provocando ampollas, rozaduras, grietas y otros problemas. En este artículo repasamos los principales cuidados para los pies después del verano para que recuperen su mejor aspecto.

cuidar los pies despues del verano

Factores que dañan los pies en verano

Antes de nada, tengamos claro por qué nuestros pies suelen acabar el verano peor de lo que lo han empezado. En primer lugar, porque nos relajamos en su cuidado. Es una constante que en las vacaciones nos relajemos, también, con los cuidados habituales a nuestro cuerpo: somos menos constantes que el resto del año en la utilización de cremas hidratantes, en hacernos tratamientos exfoliantes, etcétera. Y esto, inevitablemente, provoca que la piel de los pies no esté tan bien hidratada como debería.

Además, en verano acostumbramos a utilizar calzado menos adecuado para los pies: las sandalias abiertas exponen los pies al sol y a rozaduras. A su vez, si hemos caminado habitualmente por la playa es probable que la arena caliente haya dañado la piel de plantas y talones, provocando una sequedad extrema que fácilmente puede derivar en grietas.

Al no utilizar calcetines o medias, también es probable que hayan aparecido callos o rozaduras por la fricción directa con el zapato.

Cómo cuidar los pies de cara al otoño

La buena noticia es que todos estos problemas son reversibles. Simplemente, has de volver a prestar atención al cuidado de tus pies y tomar nota de estos consejos:

  • Hazte una exfoliación para eliminar bien las células muertas, sobre todo en zonas con durezas.
  • Hidrata muy bien el pie y, sobre todo, la zona de los talones si han aparecido grietas. Para ello, nada tan efectivo como nuestra crema reparadora Acilac Forte, que actúa exfoliando, regenerando y rehidratando las zonas más afectadas del pie.
  • Las uñas también se resecan y dañan más durante el verano. Para ello, lo mejor es aplicar un aceite nutritivo en la zona de las cutículas y las uñas.
  • Retoma los buenos hábitos. O, lo que es lo mismo, vuelve a utilizar una crema hidratante a diario, desde el tobillo hasta el interior de los dedos. A la vuelta del verano, lo que la piel de los pies necesita es, sobre todo, una buena hidratación. No hace falta que sea una crema específica, con que te apliques la misma leche corporal que en el resto del cuerpo ya notarás la diferencia.

Sobrecarga muscular: qué es y cómo tratarla

Una sobrecarga muscular es algo completamente común, sobre todo si haces deporte de forma muy intensa o si te has lanzado a hacer deporte de golpe, sometiendo al cuerpo a un ejercicio muy superior al acostumbrado. Ahora que tras estos meses en casa muchos se han aficionado a la práctica deportiva, vamos a repasar por qué se produce la sobrecarga muscular y qué se puede hacer cuando ocurre.

sobrecarga muscular

Cómo se produce la sobrecarga muscular

Generalmente, la sobrecarga se produce por una sobreexcitación en los músculos. La causa de esto suele ser una repetición excesiva de las posturas: si se fuerza el músculo durante mucho tiempo, las fibras musculares acaban contrayéndose.

Además, es muy común sufrir sobrecargas musculares en zonas como el cuello, los hombros o las extremidades superiores cuando se trabajan ejercicios de fuerza (pesas, por ejemplo) sin estar acostumbrado.

En el caso de principiantes, es común que la sobrecarga tenga su origen en una mala técnica. Por eso, sobre todo cuando te inicias en el deporte, es muy importante tener al lado a un instructor que te corrija o copiar muy bien los ejercicios.

Cómo tratar la sobrecarga de los músculos

Para recuperar los músculos después de una sobrecarga es muy eficaz aplicar frío sobre la zona afectada. Además, si utilizas un gel antiinflamatorio, como Fito Cold Fisio, que está formulado con un 10% de árnica, el antiinflamatorio natural más potente, ayudarás a disminuir la inflamación muscular y las molestias asociadas a ella.

También es una buena opción darte un masaje en los músculos afectados, ya que la presión que se ejerce sobre ellos contribuye a eliminar ácido láctico y a relajar la musculatura.

Si la sobrecarga es fuerte, puedes hacer algo de reposo para dar tiempo a que tus músculos se recuperen por completo y vuelvan a su estado natural. Y, por supuesto, tras una sobrecarga es importante volver a realizar ejercicio de forma controlada, pues un sobreesfuerzo podría significar una recaída.

¿Qué es la piel deshidratada y cómo se trata?

En ocasiones se confunde la piel seca con tener la piel deshidratada. Y no es lo mismo. La deshidratación de la piel es un estado temporal de la piel y puedes sufrirlo independientemente del tipo de piel que tengas, seca o grasa. La piel deshidratada es aquella que acusa una falta de agua en el organismo y por lo tanto no es capaz de cumplir con su función de barrera protectora.

piel-deshidratada

Cómo saber si tienes la piel deshidratada

Normalmente, cuando la piel tiene falta de agua se ve apagada, sin luminosidad ni brillo. Además, son síntomas muy frecuentes de la piel deshidratada el picor, la tirantez y la descamación.

Causas de la deshidratación de la piel

Las causas más comunes de la piel deshidratada son factores externos. Por ejemplo, circunstancias medioambientales, como el calor extremo o los ambientes muy secos, sin humedad, pueden afectar a la piel. Por eso es bastante común notar la deshidratación de la piel con el cambio de estación.

En verano, la exposición prolongada al sol y sin la protección adecuada es una causa frecuente de deshidratación de la piel.

También las situaciones de estrés, o la ingesta de algunos medicamentos, son un factor de riesgo.

Y en cuanto a factores internos, beber poca agua también está muy relacionado con episodios de piel deshidratada.

Cómo tratar la piel deshidratada

Lo más importante, cuando tienes la piel deshidratada, es nutrirla bien para que recupere su estado natural. Para ello es fundamental emplear una leche corporal altamente hidratante, como Acilac Hidra. Su secreto es la Gluconolactona pH 4.0, un principio activo que obliga a la piel a retener el agua, acelerando la velocidad de reparación de la piel. Este tratamiento hidrata la piel de forma intensa y prolongada, por eso con el uso diario la piel recupera su mejor aspecto y es capaz de mantenerse bien hidratada utilizándola solamente una vez al día.

A su vez, beber más de 2 litros diarios de agua y consumir alimentos ricos en agua ayudará a la piel a mantener un correcto nivel de hidratación, sobre todo en temporadas de mucho calor y ambiente seco, como el verano.

Y trátala bien: evita el uso de productos agresivos con la piel, como jabones o perfumes fuertes, y evita los baños con agua muy caliente.

Tips para proteger la piel del sol

Ahora que llega el buen tiempo y empezamos a pasar más tiempo en el exterior, es buen momento para recordar las principales medidas que debemos adoptar para proteger la piel del sol.

proteger-piel-sol

En primer lugar, una obviedad: utilizar un buen protector solar. Lo ideal es optar por un protector que haga de filtro de rayos UVB, es decir, los que afectan a la capa superficial de la piel, pero también de rayos UVA, que son los que penetran en las células y los tejidos internos de la piel. Además, lo mejor es dejar que la piel absorba bien el protector solar antes de salir a la calle, tirarte en la tumbona o disfrutar de tu día de playa: aplicarte la crema 30 minutos antes de la exposición solar es lo ideal.

Además del factor de protección, también es importante que elijas un protector de fácil aplicación. Esto, que puede parecer un poco tonto, es en realidad la manera más efectiva de garantizar que te la pongas bien por todo el cuerpo y también para favorecer la reaplicación. Si es muy fácil de extender, te dará mucha menos pereza aplicarte el protector cada dos horas, que es lo que aconsejan los dermatólogos.

A su vez, es importante no extender la exposición solar más allá de las 4-5 horas (por ejemplo, en un día de playa, durante un picnic o haciendo deporte) y, por supuesto, resguardarte del sol en las horas centrales del día (aproximadamente desde el mediodía hasta las 4 de la tarde).

Proteger la piel del sol es, además, imprescindible todos los días. Casi siempre pensamos en el protector cuando preparamos la bolsa de la playa, pero en realidad el protector solar debe emplearse a diario. Las zonas más expuestas, como la cara, el cuello, el escote y los brazos y manos requieren de un cuidado especial y mucha hidratación para garantizar la salud de la piel, aunque no vayamos a permanecer al sol de forma prolongada.

Crema hidratante antes y después de la exposición solar

En este sentido, que tu piel esté bien hidratada es fundamental para que pueda responder mejor a las agresiones de los rayos solares. Por eso, recuerda utilizar tu crema corporal hidratante cada día (puedes aplicártela antes de la crema de protección solar) y volver a ponerte crema hidratante si has estado expuesto. Por cierto, en la ducha de después de la playa o la piscina debes evitar el uso de jabones con perfume, pues después de haber estado mucho tiempo al sol la piel está más deteriorada y es más sensible a los alcoholes y sustancias químicas de estos productos.

Finalmente, hay una recomendación general que es muy sencilla pero imprescindible: bebe mucho. Ingerir abundante líquido es fundamental para que la piel esté bien hidratada y solo cuando la piel está correctamente hidratada es capaz de mantenerse sana y protegida de los rayos solares.

Deporte en casa: cómo prevenir lesiones

Es probable que en estas últimas semanas te hayas sumado a la tendencia del deporte en casa. Practicar ejercicio de forma regular es fundamental para mantener el cuerpo en buen estado de salud y, con tanto tiempo en casa, nada mejor que aprovechar para mover los músculos. Eso sí, tanto si no estabas acostumbrado al ejercicio diario como si hacías deporte pero controladamente en el gimnasio, debes tener en cuenta algunos aspectos básicos para evitar sobrecargas musculares y lesiones. Los repasamos:

Calienta antes de entrenar

Nos lanzamos a hacer deporte en casa en medio del teletrabajo o en un momento en que los niños están concentrados haciendo deberes o viendo algo en la televisión. Pero cuidado con las prisas, no basta con hacer esa rutina que has visto en internet. Como si lo hicieras en el gimnasio, antes de ponerte en serio con el entrenamiento hay que calentar. Al entrar en calor, los músculos y las articulaciones se preparan para el esfuerzo posterior y esto, no lo dudes, es el primer paso para prevenir lesiones. Y, por supuesto, al acabar, estira.

Tómatelo con calma

hacer deporte en casa

Seamos sinceros: no vas a salir del confinamiento ganando maratones. Por lo tanto, antes de volverte loco haciendo deporte en casa reflexiona sobre lo que quieres trabajar y crea una tabla de rutinas accesibles a tu nivel. No se trata de hacer mucho, sino de hacerlo bien. ¿No estás acostumbrado a hacer ejercicio? No hagas un cardio de 50 minutos el primer día, empieza por una rutina de 20 y compleméntala con algo de ejercicio muscular.

Practica lo que sabes

Y de lo que no sabes, vete poco a poco. Por ejemplo, si estás siguiendo una rutina online y no tienes claras las posiciones, para y fíjate bien cómo lo está haciendo el monitor antes de intentarlo tú. Y busca corregir permanentemente tu postura. Muchas de las lesiones del deporte en casa son lesiones articulares en la rodilla o en el tobillo y se deben a una mala postura por el desconocimiento de los ejercicios.

Escucha a tu cuerpo

El cuerpo es sabio y suele enviar avisos antes de que se produzca la lesión. Por eso si se producen calambres o tirones, para con lo que estabas haciendo. Lo mismo ocurre con las agujetas: si te has pasado haciendo deporte en casa y al día siguiente no aguantas las agujetas, es un aviso para que te lo tomes con más calma. Eso sí, tampoco te quedes tres días sin hacer nada de deporte. En este artículo ya te contamos cómo se tratan las agujetas.

Piel más suave: trucos para conseguirla

Tener una piel suave y sedosa es el ideal que todos deseamos, aunque no siempre lo conseguimos. Cambios hormonales, la edad o incluso factores ambientales pueden afectar a que la piel de nuestro cuerpo se vea áspera y apagada. Pero esto tiene solución: con los cuidados adecuados podremos conseguir una piel más suave y por más tiempo.

piel mas suave

Lo principal para lograr una piel sana y más suave es la hidratación, interior y exterior. Es decir, beber abundantemente y consumir alimentos ricos en agua, que nos ayuden a estar bien hidratados durante todo el día, y, a su vez, emplear a diario una leche corporal que hidrate la piel en profundidad y le aporte los nutrientes que necesita.

Por otra parte, hay un hábito muy común que reseca mucho la piel e impide su correcta hidratación: las duchas calientes. Si eres de esas personas que disfruta dándose baños muy calientes, deberías hacer un esfuerzo para quitarte ese hábito, pues el agua a una temperatura muy alta daña la capa protectora de la piel y afecta a la capacidad de retención de agua de esta. Y, como ya hemos dicho, que la piel esté bien hidratada es el primer paso para que esté suave.

Exfoliante para una piel más suave y regenerada

Además, para conseguir una piel más suave es importante exfoliarla de vez en cuando. Cuando la piel está áspera es porque tiene un exceso de células muertas que dificultan que se regenere la dermis. Cada quince días, aprovecha el momento de la ducha para aplicar un exfoliante y notarás la diferencia.

La relajación: el secreto mejor guardado

¿Sabes que el sistema nervioso está estrechamente relacionado con la salud de la piel? Por eso muchos problemas dermatológicos tienen su origen en causas de tipo nervioso, como estrés, ansiedad o problemas emocionales. Así que junto a todo lo anterior, intentar llevar una vida más tranquila y practicar ejercicios de relajación tiene fantásticos resultados sobre la piel, pues ayuda a que se vea más relajada y luminosa.

Cómo tratar las agujetas

Aparecen después de realizar ejercicio físico intenso y son tan comunes que estamos completamente seguros de que más de una vez has padecido agujetas. Pero, ¿sabes cómo tratarlas?

como-tratar-agujetas

Las agujetas sin microrroturas fibrilares que provocan una pequeña inflamación del músculo. Normalmente, esta inflamación -y sus molestias- van desapareciendo poco a poco con el paso de los días, pero hay algunos remedios para hacer que el dolor disminuya y dure menos tiempo. Te contamos cómo tratar las agujetas:

  1. Date una ducha fría

En las primeras 48 horas después de un esfuerzo físico, el frío es lo que mejor funciona para recuperar la musculatura. Por eso darse una ducha de agua fría (o, si no lo aguantas, con agua templada y acabar con agua fría solo en la zona ejercitada) al acabar de hacer ejercicio ayuda a relajar la musculatura.

  1. Reactiva la circulación

Un masaje de intensidad moderada y movimientos circulares es una solución fantástica para reactivar la circulación, especialmente en las piernas. Y además acelera la recuperación muscular.

  1. Utiliza un gel muscular

Fito Cold Fisio alivia de forma inmediata la tensión y la inflamación en los músculos, por eso es muy efectivo para tratar las agujetas. Además, es otra forma de aplicar frío tras el entrenamiento.

  1. Hidrátate bien

Quizás alguna vez has escuchado eso de tomar agua con azúcar para aliviar las agujetas. No, esto solo es un mito y no hay evidencia científica de la relación del azúcar con el tratamiento de las agujetas, pero sin embargo sí es muy importante hidratarse bien bebiendo abundante agua antes y después del entrenamiento. Al recuperar los líquidos y minerales que has perdido al realizar ejercicio también ayudas a la musculatura a recuperarse.

  1. Haz deporte

Sí, lo sabemos: te duele todo y lo último que quieres es seguir haciendo deporte, pero precisamente parar la actividad física retrasará que se vayan las molestias que provocan las agujetas. En lugar de un entrenamiento intenso, opta por realizar ejercicio moderado, pero haz ejercicio para poner en acción los músculos afectados. Créenos, es la mejor forma de tratar las agujetas.

¿Cómo eliminar las durezas en los pies?

Son muchas las causas que pueden provocar hiperqueratosis o durezas en los pies, desde el uso de un calzado incómodo hasta cuestiones relacionadas con la deshidratación o el sudor excesivo. De hecho, es tan común que es probable que tú también hayas sufrido en más de una ocasión este problema, que además de estético puede llegar a ser doloroso.

Las durezas en los pies se producen por un aumento de células muertas y descamadas. La piel se vuelve más dura y de color amarillento, generalmente, con una textura áspera.

Cómo prevenir y tratar las durezas en casa

Lo mejor para evitar las durezas es la prevención. Esto es: saber identificar qué causa la aparición de durezas o callos y adoptar medidas de protección para nuestros pies. Por ejemplo, utilizando un calzado adecuado. Los zapatos que nos quedan muy justos acaban provocando rozaduras que, con el tiempo, pueden ir a más y formar durezas. Asegúrate de que el calzado que usas sea de un material suave, flexible y que favorezca la transpiración de los pies.

eliminar-durezas-pies

Además, es importante mantener siempre los pies bien hidratados y limpios. Es muy común que la falta de hidratación acabe derivando en un problema de hiperqueratosis. Por eso es tan importante aplicar regularmente crema hidratante en los pies. Después de la ducha diaria es un momento perfecto. Si te pones leche corporal en el resto del cuerpo, ¿por qué no hacerlo en los pies?

A su vez, cuando las durezas son pequeñas es muy adecuado emplear una crema reparadora, como Acilac Forte, que gracias a su poder exfoliante actuará sobre las células muertas eliminándolas y y ayudará a la piel del pie a regenerarse por sí misma.

Por último, para acabar de eliminar la piel muerta de las durezas, es muy útil la piedra pómez. La forma adecuada de emplearla es pasarla en la piel blanda después de la ducha o el baño, pero asegúrate de tener la piel bien seca antes de rascar con la piedra. Y, si cuando lo haces te duele, para. En ese caso puede que la hiperqueratosis sea más profunda y es mejor que consultes con un podólogo.

Por cierto, siempre que te limes durezas en los pies o exfolies con piedra pómez, hidrata con abundante crema tus pies después.

Eliminar las durezas más profundas

Cuando la dureza es muy grande o profunda y provoca dolor, lo ideal es que consultes directamente con un especialista, pues él te podrá aconsejar la mejor forma de tratamiento. En ocasiones se confunden las durezas con otros problemas, como verrugas plantares, y es mejor que sea un profesional quien te indique la forma de proceder en estos casos.

Piernas pesadas: causas y tratamiento

Cuando hablamos de piernas pesadas nos referimos a esa sensación de incomodidad en las piernas, en que parece que pesan o están adormecidas, y dificultan el estar de pie o el caminar. Además, en muchas ocasiones, las piernas cansadas se presentan con hinchazón en los tobillos o pantorrillas, hormigueo o picor. Es una sensación molesta e incapacitante para la vida diaria, por eso la pesadez de piernas suele ser uno de los problemas que más se consultan en las farmacias.

Por qué: causas de la sensación de piernas pesadas

Existen diferentes motivos por los que se puede producir este problema, pero el más común es la insuficiencia venosa, que es la incapacidad de las venas de devolver el flujo de sangre correctamente al corazón. De esta forma, la sangre se va acumulando en las piernas provocando inflamación y dolor. Normalmente, la insuficiencia venosa se produce cuando las venas pierden elasticidad, se dilatan y su capacidad de bombeo disminuye. Por eso es un problema muy común entre personas mayores.

Además, hay otras causas de las piernas cansadas. Por ejemplo, los cambios hormonales: la retención de líquidos que se produce, por ejemplo, durante la menstruación deriva muchas veces en sensación de cansancio y pesadez de piernas.

También el sedentarismo es una causa clara de piernas cansadas. Los problemas de circulación que se producen cuando pasamos muchas horas sin caminar o hacer ejercicio, derivan en molestias en las piernas. Pero esto tiene fácil solución: mueve los músculos y notarás cómo va desapareciendo esa sensación de pesadez.

Fumar es otro factor de riesgo: el tabaco dificulta el riego sanguíneo y es una causa clara de la insuficiencia venosa.

Tratamiento para las piernas cansadas

Evidentemente, siempre que sea posible es importante adoptar hábitos preventivos, como evitar el tabaco y el sedentarismo. Pero en aquellos casos en los que padezcas este problema, lo más efectivo para aliviar las molestias de las piernas cansadas es darse un masaje drenante con un gel frío como Fito Cold Piernas Pesadas. Gracias a su formulación con árnica y otros ingredientes naturales, este gel alivia la inflamación en las piernas y el efecto frío es muy efectivo para calmar el hormigueo y la sensación de pesadez de las piernas.

Además, suele ir muy bien estimular la circulación poniendo las piernas en alto, al menos durante diez minutos al día, y beber mucha agua, ya que una buena hidratación contribuye a la correcta circulación sanguínea.

 

Recomendaciones para prevenir el dolor articular

Puede ser un pinchazo, o sensación de rigidez, o inflamación. Incluso un dolor agudo y constante. Aunque el dolor articular puede ser crónico, a consecuencia de enfermedades como la artrosis o la artritis reumatoide, es común que el dolor en las articulaciones sea puntual o progresivo y es en estos casos donde la prevención es nuestra mejor herramienta.

prevenir el dolor articular

Cómo prevenir el dolor en las articulaciones

Puede que no te des cuenta al principio, peor hay ciertos hábitos que nos hacen más propensos a las lesiones o a padecer dolor. Por eso aquí van algunas ideas para prevenir el dolor articular en el día a día:

  • Cuida mucho tus posturas. Esta es la mejor forma de proteger las articulaciones: vigila el esfuerzo postural que realizas en las actividades cotidianas y trata de reducir tensión sobre las articulaciones. Por ejemplo, si el trabajo te obliga a pasar muchas horas en posición sentada, asegúrate de que te sientas bien. Esto es: con la columna estable y apoyada y las caderas, rodillas y tobillos formando un ángulo de 90º (puede que necesites un reposapiés para ello); también es importante echar los hombros hacia atrás, para mantenerlos rectos y, en la medida de lo posible, mantener los codos doblados en un ángulo de 90º.
  • Evita el sedentarismo. Hacer ejercicio con regularidad es imprescindible para mejorar el tono muscular y cuanto mejor preparados estén tus músculos, más protegidas estarán tus articulaciones. Por cierto, los deportes más adecuados para cuidar las articulaciones son la natación y el ciclismo, ya que en este tipo de ejercicio el movimiento está libre de pesos.
  • Mantén tu peso a raya. Un exceso de kilos aumenta las posibilidades de sufrir lesiones articulares, ya que el sobrepeso somete a una gran presión a las articulaciones.
  • Date un masaje de vez en cuando. Darte un masaje cada cierto tiempo en las zonas más expuestas, como las rodillas o los tobillos, puede ser una placentera forma de prevención: el masaje mejora la circulación de la zona y regenera el líquido lubrica las articulaciones durante el movimiento.

Cómo proteger la piel de la contaminación ambiental

Proteger la piel de la contaminación ambiental es mucho más importante de lo que podrías pensar a priori. Cada vez son más las investigaciones que determinan una relación directa entre la polución del aire y el envejecimiento prematuro de la piel.

proteger piel contaminacion

 

La piel absorbe el humo, el polvo e incluso partículas químicas procedentes de la industria y esto acaba afectando al funcionamiento celular y a la capacidad de la piel para regenerarse. De ahí que, cada vez más, los expertos insistan en la importancia de cuidarnos de los factores ambientales. Estas son las principales recomendaciones para proteger la piel de la contaminación:

  • Limpieza diaria: especialmente en verano, cuando estamos más expuestos, y a diario en las zonas más desprotegidas como el rostro, es importante mantener una perfecta limpieza de la piel. Si bien la limpieza es fundamental para eliminar el polvo y el sudor, es importante recordar que una sobreexposición al agua puede acabar resecando la piel y afectando a su función de barrera frente a agentes externos. En este sentido, lo ideal es darse duchas muy cortas y evitar el uso de limpiadores agresivos con el ph natural de la piel.
  • Exfoliación: realizar un tratamiento exfoliante con cierta periodicidad (una vez por semana o cada diez días) ayuda a la piel a eliminar las células muertas de la epidermis y a renovarse de forma natural.
  • Crema hidratante, a diario: tan importante como darse una ducha es aplicar una crema hidratante corporal todos los días. De hecho, lo mejor es ponerse la crema justo después de la ducha, pues la piel limpia es capaz de retener mejor los principios activos del producto. La crema, además, crea una barrera protectora frente a las partículas del aire.
  • Consume alimentos antioxidantes: hasta ahora te hemos propuesto pequeñas acciones para proteger la piel desde fuera, pero cuidarla desde su interior es igualmente importante. Y esto podrás hacerlo con la alimentación. Los alimentos que contienen nutrientes esenciales ayudan a que la estructura de la piel funcione correctamente y pueda enfrentar mejor las agresiones externas de la polución y los rayos uva del sol. En este sentido, lo mejor es que incluyas en tu dieta abundantes cítricos, bayas (arándanos o cerezas, por ejemplo), zanahoria, pepino, aguacate, verduras de hoja verde y frutos secos. Y, por supuesto, bebe abundante agua. Una buena hidratación es la mejor garantía de protección para la piel.

Qué puede hacer por ti un gel muscular

¿Alguna vez has utilizado un gel muscular? Los geles y cremas para el dolor muscular se emplean habitualmente en el tratamiento de lesiones leves, como sobrecargas o contracturas. Pero los geles musculares o geles fríos tienen muchos más beneficios. Echa un vistazo, es probable que alguno te sorprenda.

gel muscular como usarlo

Usa el gel muscular antes del entrenamiento

Aplicarse gel muscular con un pequeño masaje antes del entrenamiento ayuda a activar la circulación y, por lo tanto, fortalece los músculos, que estarán mejor preparados para el trabajo posterior. En combinación con un calentamiento de baja intensidad, es una solución fantástica para prevenir lesiones.

Después del entrenamiento: acelera la recuperación muscular

No esperes a lesionarte para usar el gel muscular. Aunque durante el entrenamiento todo haya ido bien y no hayas notado tensión ni sobrecargas en los músculos, aplicar un poco de gel en los músculos que se han ejercitado ayudará a la recuperación de los músculos y articulaciones forma mucho más rápida. Es una forma estupenda de evitar agujetas.

Ayuda a que los masajes sean más suaves

Por su textura, el gel facilita el desplazamiento de las manos a la hora de dar un masaje, por lo que se pueden trabajar mejor las diferentes zonas. Además, el gel muscular protege de posibles irritaciones en la piel, producidas por la fricción de las manos.

El gel frío ayuda si te has dado un golpe

Los hematomas o incluso los chichones producidos por una caída o un golpe agradecen el frío. Por eso un gel muscular frío puede ser un buen remedio para ayudar a desinflamar una contusión. Fito Cold Fisio de Luvilay, por ejemplo, es un gel muscular formulado con árnica y otros extractos vegetales, que son un antiinflamatorio natural fantástico. Pruébalo la próxima vez que tengas un hematoma y verás lo rápido que se recupera. Eso sí, si tienes una herida abierta, no apliques el gel, pues puede irritarla.

Ayuda a calmar la sensación de piernas cansadas

El frío es un calmante fantástico para las piernas cansadas y otros problemas vasculares. Y puede que ya lo sepas: Luvilay tiene un gel frío infalible para esto, Fito Cold Piernas Pesadas. Pero si notas sensación de hormigueo, pesadez e incluso inflamación, en definitiva, alguno de los síntomas tan característicos de las piernas cansadas y no tienes un gel específico a mano, puedes emplear un gel frío muscular como Fito Cold Fisio para aliviar las molestias. ¿Sabes cómo tienes que aplicarlo? Con movimientos circulares ascendentes, desde el pie hacia la rodilla.

¡Mejora la celulitis!

Aunque no te lo creas, los geles musculares también pueden ser un aliado secreto para tratar la celulitis o piel de naranja. Eso sí, tienen que tener efecto frío, pues el frío es uno de los tratamientos más eficaces para reducir este antiestético efecto irregular de la piel. Y, además, en el caso de nuestros geles fríos contienen extracto de castaño de indias, que es un componente muy recomendado para la celulitis porque estimula la circulación sanguínea, reduce la inflamación y fortalece los capilares.

3 buenas ideas para cuidar la piel en invierno

Ya lo hemos comentado anteriormente, la piel es especialmente sensible al frío y a los cambios bruscos de temperatura, por eso en invierno hay que prestarle especial atención a nuestra piel. Sobre todo cuidando la piel de las zonas más expuestas a las inclemencias del tiempo, como manos, cara, cuello, escote y labios.

cuidar la piel en invierno

Hidratación de la piel en invierno

A la hora de cuidar la piel en invierno, el aspecto más importante a considerar es su buena hidratación. Si incluir en tu rutina diaria el uso de una buena crema hidratante corporal es importante para mantener la piel sana, en los meses de invierno la hidratación se hace imprescindible. Elige una leche corporal como Acilac, capaz de penetrar profundamente y nutrir la piel desde la primera aplicación gracias a su compuesto activo, la gluconolactona pH 4.0, que rompe la barrera que impide a la piel retener correctamente el agua.

Además, no tengas reparos en ponerte crema tantas veces como lo necesites. Si tu piel pide más hidratación en invierno, dásela. La leche corporal se puede utilizar varias veces al día tranquilamente.

Cuida la piel ya desde la ducha

Especialmente en invierno es bueno ducharse solo una vez al día y durante poco tiempo. Las duchas largas pueden causar irritación y que el PH de la piel se resienta, deshidratándola. Además, cuando hace frío tendemos a poner el agua muy caliente y esto es fatal para nuestra piel, pues el calor contribuye a la deshidratación de la piel.

Así que ya lo sabes: proteger la piel en invierno pasa, también, por limitarte a una ducha corta al día y con agua templada.

La importancia de vestir bien

A priori puede parecer una tontería, pero cuidar la piel en invierno también tiene que ver con cómo nos vestimos. Es mejor utilizar tejidos naturales y prendas flojas, que permitan que la piel transpire bien, pues las telas sintéticas y la ropa ajustada puede hacer que aparezcan rojeces y signos de irritación en la piel. Además, es muy importante proteger la piel más expuesta al frío, usando guantes, bufandas y prendas de abrigo.

Cómo tratar las pequeñas lesiones del día a día

Un mal gesto tratando de guardar algo en el altillo, cargar demasiado peso desde el súper o simplemente demasiadas horas en una misma postura en el trabajo. El origen de las pequeñas lesiones del día a día es muy diverso y, en ocasiones, no le damos demasiada importancia. Pero es un error. Las lesiones cotidianas leves también hay que tratarlas para que no se acaben complicando ni cronificando.

pequenas lesiones

Cuáles son las lesiones cotidianas más comunes y cómo podemos tratarlas en casa

Contracturas

Cuántas veces te habrá pasado que haces un mal gesto y enseguida notas un dolor muscular intenso. O que después de un entrenamiento en demasiada tensión te quedas tocado. Las contracturas son las lesiones leves más comunes, sobre todo en el cuello y en la espalda. Cuando se producen, es importante descansar y reanudar la actividad física poco a poco una vez el dolor haya desaparecido. Además, es muy efectivo darse un masaje muscular incidiendo en los puntos donde la tensión es mayor y aliviar la zona con un gel frío. Por cierto, si no alcanzas con las manos la zona donde sientes la contractura, prueba el truco de la pelota, ¡es infalible! Consiste en tumbarse o apoyarse contra una pared poniendo una pelota de tenis en medio del cuerpo y la superficie elegida (suelo o pared) y hacerla rodar por la zona donde notes la contractura.

Agujetas

También es muy común sufrir agujetas, que son microrroturas de las fibras musculares normalmente producidas por un cambio brusco en el tipo de entrenamiento. Cuando aparecen, es importante relajar bien la musculatura con un gel frío. Y, sobre todo, recuerda estirar muy bien antes y después de hacer deporte. Es la mejor prevención para que los músculos se adapten correctamente a la actividad.

Tendinitis en la mano

La mano y la muñeca son muy propensas a padecer tendinitis, sobre todo en el caso de profesionales que deben trabajar mucho tiempo en la misma postura. ¿Has pensado cuántas horas pasas con la mano apoyada sobre el ratón? Para evitarlo, trata de hacer pequeños movimientos con frecuencia. Pero si ya notas los síntomas de la sobrecarga, nuevamente, un automasaje te ayudará a aliviar el dolor. Además, es una buena idea aplicar un gel con propiedades antiinflamatorias.

Dolor de espalda

Por último, en este repaso por las pequeñas lesiones del día a día no podía faltar el dolor de espalda. ¡Es tan común! Y lo es porque, en general, no seguimos buenos hábitos posturales. Pasamos demasiadas horas en la oficina con la espalda encorvada o nos tumbamos de cualquier forma en el sofá mientras vemos una peli. Y esto es fatal para la espalda. Aparte de mantener una postura correcta la mayor parte del tiempo, la mejor prevención para el dolor de espalda es realizar ejercicios específicos para fortalecer los músculos de la espalda.

Pero cuando aparece, hay varias cosas que puedes hacer: por un lado, realizar estiramientos de la columna es un gran alivio, pues ayuda a relajar la musculatura de la espalda; por otro, poner calor en la zona de dolor es un buen calmante.

Y, por supuesto, como regla general, consultar con el fisioterapeuta siempre es una buena idea. Él podrá valorar el alcance de la lesión y ayudarte a tratarla correctamente.

Tips para proteger la piel del frío

La piel es especialmente sensible a los cambios de temperatura y, en estos días de frío, es probable que hayas notado que se te resecan más las manos o los pies, que aparecen rojeces donde antes no tenías o que se te cortan los labios. Es normal. Te contamos cómo proteger la piel del frío para sobrevivir a estos días de invierno.

proteger-piel-frio

Lo que debes saber para proteger la piel del rostro y la del cuerpo

Lo detallamos porque tan importante es proteger la piel del cuerpo como la del rostro. A veces, pensamos que la piel de la cara, por estar más expuesta, es más sensible y nos olvidamos de cuidar la del cuerpo. Pero es fundamental mantener una rutina adecuada en ambos tipos de piel pues las bajas temperaturas pueden acabar provocando sequedad, tirantez picor y deshidratación en cualquier zona de nuestro cuerpo.

Nuestra recomendación es que te protejas bien empleando a diario cremas cosméticas que se adapten a tu tipo de piel y, sobre todo, que hidraten en profundidad. Cuando la piel está seca –y el frío suele ser un factor de riesgo— necesitamos leches corporales capaces de retener el agua en la piel.

Por cierto, seguro que en los días más fríos tienes la tentación de llegar a casa y darte una ducha bieeeen calentita. Pues cuidado con esto: el agua caliente reseca mucho la piel, por lo que no es aconsejable superar los 38ºC si quieres proteger tu piel.

Otra recomendación, para evitar que la piel sufra de más en invierno, es elegir bien la ropa: utiliza prendas que permitan la transpiración, pues de lo contrario la piel se reseca y descama con más facilidad.

Cómo cuidar la piel de las manos del frío

¿Se te enrojecen las manos con el frío? Es muy común porque las temperaturas bajas provocan que el riego sanguíneo sea menor. Y ello está íntimamente relacionado con la sequedad de la piel: para protegernos del frío y conservar mejor el calor en las manos, el flujo de sangre se reduce en las capas superiores de la piel. Esto que ocurre en las manos también se da en los pies, por eso en invierno tenemos la piel del pie más seca y dura.

proteger-pies-mano-frio

Lo ideal, cuando se da esta situación, es emplear una crema reparadora y proteger las manos y pies del frío utilizando guantes y calcetines calentitos.

¡Cuida tus labios!

Los labios son especialmente sensibles al frío por eso tampoco te debes olvidar de ellos. Es importante utilizar labiales hidratantes con protector solar y, sobre todo, no morderlos ni humedecerlos por mucho que nos duelan o molesten pues esto los irritará aún más.

Fatiga muscular: qué es y cómo prevenirla

Es lo más parecido, en el cuerpo humano, a que se agote la batería del móvil. La fatiga muscular es esa sensación de desfallecimiento que se siente durante o después de la actividad física intensa. Los deportistas están habituados al término pero, ¿y tú? En este artículo te contaremos en detalle qué es y todo lo que debes saber para prevenir la fatiga muscular.

fatiga muscular que es

¿Es lo mismo fatiga muscular que cansancio muscular?

Sí, la fatiga muscular es un cansancio excesivo de los músculos debido a un esfuerzo físico intenso. Es muy común entre deportistas habituales y aquellos que han participado en una competición deportiva como una maratón. Como consecuencia de este agotamiento extremo de las fibras musculares, además de debilidad (los músculos no son capaces de rendir normalmente, disminuyendo la fuerza, la potencia y la velocidad) es muy común que aparezca dolor muscular y dolor articular, así como temblores o calambres. En ocasiones, la fatiga muscular también puede producir una bajada de defensas o decaimiento emocional.

Cómo prevenir la fatiga muscular

Evitar el cansancio extremo de los músculos es difícil, ya que en realidad este síntoma es el mecanismo de defensa que utiliza el cuerpo ante un esfuerzo físico excesivo. No obstante, sí es posible adoptar algunos buenos hábitos para proteger los músculos.

  • Haz una buena planificación del entrenamiento. Una de las causas más comunes de la fatiga muscular es el sobreentrenamiento, así que planifica bien las sesiones (sobre todo si estás preparando una competición) para no forzar de más. Y, por supuesto, deja margen a la recuperación muscular, es importantísimo.
  • Duerme bien. Relacionado con lo mencionado anteriormente sobre la recuperación está el dormir suficientes horas, al menos 8, regularmente. ¿Sabías que los músculos se regeneran mientras dormimos?
  • Calienta antes del entrenamiento y estira después. Antes de comenzar a entrenar, haz algo de calentamiento para preparar tus músculos y articulaciones para el esfuerzo posterior. Cuando pares, estira bien para que se recuperen mejor. Además, es una buena idea que te masajees los músculos a utilizar antes y después de hacer deporte con un gel muscular calmante como Fito Cold Fisio, ¡los protege y favorece una recuperación más rápida!
  • Consume hidratos de carbono. Una ingesta adecuada de hidratos de carbono es fundamental cuando se realiza deporte de alta intensidad, ya que son el aporte de energía para el cuerpo. Tampoco te olvides de una buena hidratación: no esperes a sentir sed, bebe durante el entreno y, sobre todo, al finalizar el ejercicio.

Picor en la piel: por qué se produce y cómo tratarlo

¡Qué difícil no rascarse cuando nos pica la piel! Sabemos que no debemos, pero es una reacción natural. El picor en la piel es molesto. Por eso, lo ideal es saber por qué se produce y prevenirlo.

¿Por qué me pica la piel?

Dejando a un lado problemas mayores y crónicos, como la dermatitis atópica u otras afectaciones directamente relacionadas con la piel, que por supuesto deben consultarse con un dermatólogo, las causas del picor de piel son muy diversas.

picor en la piel

Algo tan común como una reacción a una pieza textil, por ejemplo un jersey nuevo, o una alergia puede provocar rojeces y pequeños granitos (prurito) que acaban dando sensación de picor.

También es muy común que la piel seca pique. Esto es así porque la deshidratación provoca una reacción en la piel, algo así como una llamada de auxilio de tu piel para que le hagas caso.

El estrés es otro factor habitual de picor en la piel. Los nervios se proyectan en la piel provocando sensación de piel seca, granos, rojeces, etcétera.

Cómo tratar el picor de piel

Lo principal, para que la piel deje de picar, es hidratarla bien. Para ello, utiliza una buena leche corporal que además de hidratar en profundidad no resulte agresiva para tu piel. Este último aspecto es fundamental siempre, pero especialmente si la piel ya está irritada. En este sentido, Acilac Hidra, la leche de tratamiento corporal de Luvilay, tiene efecto calmante, consiguiendo aliviar el picor de la piel casi de inmediato.

Finalmente, si el picor persiste, entonces es mejor consultar con un dermatólogo, pues es probable que sea necesario recurrir a antihistamínicos o cremas con formulaciones específicas.

 

 

Consejos para mantener la piel joven

Mantener la piel joven no está tan relacionado con la edad como con el cuidado que le damos. La piel envejece por el paso del tiempo, pero también por la agresión de factores externos como el frío, la exposición solar, la contaminación… Estos factores hacen que una piel joven pierda luminosidad, firmeza y elasticidad ofreciendo un aspecto poco saludable. Pero —y aquí viene la buena noticia— es reversible. Adoptando ciertos hábitos y rutinas una piel envejecida puede volver a lucir joven. Presta atención 😉

Cómo lucir una piel joven

Lo primero que debes saber es que una piel sana y, por lo tanto, de aspecto joven, es una piel que está bien hidratada. La falta de agua produce que la piel se reseque y esté áspera y, lo que es más importante, pierda su capacidad protectora. Esto es: cuando la piel está seca no es capaz de actuar correctamente como barrera frente a hongos y bacterias.

como mantener la piel joven

Para conseguir una óptima hidratación de la piel, nuestro consejo es que bebas abundante agua y utilices a diario una leche corporal hidratante capaz de penetrar y en las capas más profundas de la piel.

Ayuda a tu piel a regenerarse

Una piel joven tiene la capacidad de regenerarse cada 14 días. Con el paso del tiempo, sin embargo, esta función se va perdiendo y, con ella, la firmeza natural de la piel. Por eso es tan importante utilizar una buena leche corporal, cuyo principio activo actúe directamente sobre la capacidad de regeneración de la piel.

Mantén la piel hidratada en todo el cuerpo

Muchas veces, cuando hablamos de cuidar la piel nos centramos en la piel del rostro y en las zonas más expuestas del cuerpo, como los brazos o las piernas. Pero hay que ir más allá: desde el cuello hasta los talones, es fundamental hidratar bien la piel de todo el cuerpo.

En este sentido, ten muy en cuenta que hay ciertas zonas del cuerpo que se resecan, sufren y se agrietan más que otras: hablamos de los codos, los talones y las rodillas. ¿Nunca te has parado a pensar, por ejemplo, que unas rodillas secas ofrecen una imagen envejecida de las piernas, incluso en personas jóvenes? En estas zonas es especialmente efectivo emplear una leche hidratante específica, con capacidad exfoliante y reparadora, como Acilac Forte.

Hacer deporte mantiene la piel más joven

¿Lo sabías? El ejercicio físico ayuda al flujo sanguíneo a funcionar mejor y esto tiene un efecto inmediato sobre la piel: gana en luminosidad y su aspecto es más saludable, por lo tanto, más joven.

La importancia de cuidar las articulaciones

Las articulaciones son el engranaje de nuestro cuerpo, las encargadas de unir dos o más huesos. Tan importantes y tan expuestas al desgaste, es fundamental cuidar las articulaciones de nuestro cuerpo.

cuidar las articulaciones

Cómo proteger las articulaciones

Hay una evidencia incontestable y es que las articulaciones sufren un gran desgaste diario fruto de nuestra movilidad. Por eso es importante evitar los movimientos bruscos y, sobre todo, los movimientos muy repetitivos —por ejemplo, correr durante mucho tiempo— porque producen un roce mayor en las articulaciones.

Además, lo mejor que puedes hacer para cuidar tus articulaciones es mantenerte en un peso adecuado. El sobrepeso produce una sobrecarga en las articulaciones que a la larga puede acabar inflamándolas y provocando dolor.

Prevenir lesiones articulares con ejercicio físico

Pocas acciones son tan eficaces para prevenir una lesión articular como trabajar la musculatura mediante el ejercicio físico. De esta forma, los músculos ayudarán a los huesos a sostener el peso del cuerpo sin sobrecargar en exceso las articulaciones, mucho más frágiles.

Eso sí, vale más entrenar bien que entrenar mucho. Dicho de otro modo: lo importante es realizar un entrenamiento consciente y no caer en excesos, pues llevar el cuerpo al límite puede ocasionar lesiones articulares. Al respecto, la natación y el ciclismo son los mejores deportes para practicar sin dañar las articulaciones, ya que el agua y la bicicleta soportan el peso del cuerpo durante el movimiento. Además, el pilates es ideal para mejorar la elasticidad y la coordinación de movimientos y los ejercicios de equilibrio sobre balón medicinal son perfectos para fortalecer ligamentos y músculos.

ejercicio para cuidar las articulaciones

Cuidar las articulaciones a través de la dieta

Una vez más, la dieta puede ayudarte a conseguir unas articulaciones fuertes y más resistentes al desgaste diario. Seguir una alimentación equilibrada, rica en fruta y verdura y baja en grasas, es una garantía de éxito para casi todo. No obstante, hay alimentos que inciden especialmente en la protección de las articulaciones: se ha demostrado que el brócoli y la coliflor protegen frente a la artritis; los frutos secos ayudan a cuidar los huesos gracias a su alto contenido en magnesio; y las proteínas presentes en los garbanzos y otras legumbres contribuyen a fortalecer los músculos, lo que ya hemos visto que protege especialmente las articulaciones.

¿Qué es la lumbalgia? Aprende a tratar y prevenir el dolor de espalda más común

La lumbalgia es un dolor localizado en la parte baja de la espalda, normalmente de bastante intensidad. Es probable que sepas de qué hablamos porque padecerlo alguna vez es muy común.

tratar la lumbalgia

¿Cuáles son las causas de la lumbalgia?

Hay diversos factores que pueden causar dolor lumbar, desde acciones bruscas o esfuerzos, como levantar mucho peso, a malas posturas corporales y pequeñas lesiones musculares o articulares.

No obstante, a veces se achacan a la lumbalgia molestias que son síntoma de problemas más serios, por ejemplo, lesiones vertebrales como hernias, artrosis, etcétera. Por eso es muy importante acudir a un especialista cuando el dolor persiste o si se padecen episodios de lumbalgia a menudo.

Cómo tratar el dolor lumbar

Lo mejor para aliviar el dolor cuando se sufre un episodio de lumbalgia es aplicar frío sobre la zona. El frío tiene un gran poder calmante, por eso poner frío a la zona lumbar inmediatamente después de la lesión es muy efectivo y favorece una recuperación más rápida. ¿Tienes Fito Cold Fisio en casa? Nuestro gel frío muscular es fantástico para estas ocasiones pues además de sentir un alivio inmediato gracias al frescor del gel, está formulado con un 10% de árnica, una planta muy empleada en lesiones musculares por sus propiedades antiinflamatorias.

Después, cuando el dolor intenso ha bajado pero todavía se notan molestias también es bueno aplicar calor, por ejemplo, con una manta cálida.

Por cierto, el reposo es una buena idea al principio, cuando el dolor lumbar es muy intenso, pero no lo prolongues: el descanso durante muchos días ralentiza la recuperación de este tipo de lesión.

Prevención de la lumbalgia: ¿qué puedes hacer?

Hacer ejercicio físico regular es una de las mejores medidas que podemos adoptar para prevenir la lumbalgia y otras molestias en la zona baja de la espalda. Lo ideal es realizar estiramientos y ejercicios de resistencia que fortalezcan específicamente los músculos de las lumbares.

prevenir la lumbalgia

Si, además, sales de una lumbalgia o estás empezando a practicar ejercicio, lo ideal es realizar actividades suaves como caminar a paso ligero o nadar.

Beneficios de la Vitamina C para la piel

Cuántas veces te habrá dicho tu madre que te tomes un zumo de naranja por la mañana, que es muy bueno para la salud y te protege de coger resfriados. Razón no le falta, por supuesto, pero la Vitamina C tiene muchas otras propiedades interesantes y, hoy, te descubrimos todos los beneficios de la Vitamina C para la piel.

vitamina c para la piel

Una piel más luminosa y joven

La Vitamina C es capaz de estimular la producción de colágeno que es la sustancia que aporta elasticidad a la piel, consiguiendo que la piel parezca más elástica y jugosa.

Además, esta vitamina es uno de los antioxidantes más efectivos que se conocen para la piel, por eso contribuye a la neutralización de los radicales libres que son los causantes del envejecimiento de la piel. En la misma línea, cuando el cuerpo mantiene un adecuado nivel de Vitamina C, es capaz de proteger la piel de los diferentes procesos externos que pueden afectarle, como el estrés o la contaminación.

¿Te parecía poco todo esto? Pues aún hay más: ¡ilumina tu rostro! Y es que la piel recupera su luminosidad natural cuando recibe esta vitamina.

¿Cómo mantengo un adecuado nivel de Vitamina C para mi piel?

Hoy en día existen muchos tratamientos cosméticos que incluyen la Vitamina C como principio activo, pero, en realidad, podrás sentir sus beneficios en la piel con un consumo oral normal de esta vitamina. En otras palabras: el zumo que te recomendaba tu madre es perfecto también para lograr una piel más saludable. Y es que siguiendo una dieta equilibrada y rica en fruta y verduras ya es posible mantener las reservas de vitaminas que necesita la piel.

Adiós talones agrietados: guía práctica para lograr unos pies más suaves

Es probable que estos días tengas los talones agrietados o, al menos, más resecos que hace unos meses. Eso es porque el verano es la época más difícil para la piel de nuestros pies y cuando nuestros talones sufren más. La exposición solar y el uso de calzado muy abierto, como sandalias, provoca que la piel del pie (y más con concreto la del talón) se seque más de lo debido, lo que provoca su endurecimiento y que acabe fracturándose, esto es, agrietándose. No pasa siempre, pero es muy habitual.

talones agrietados soluciones

¿Es tu caso? Pues entonces lee con atención porque hoy nos hemos propuesto ayudarte a regenerar la piel de tus talones y que consigas unos pies suaves como los de un bebé.

Talones agrietados, ¿por qué se produce y cuáles son los síntomas?

La piel del pie es diferente a la de otras zonas del cuerpo, es más gruesa porque debe ejercer de barrera protectora y amortiguar los roces y la presión que se produce al caminar. También suele ser más seca porque no tiene la misma capacidad de retener la hidratación que la piel de otras zonas, como la del rostro o los brazos. Y es precisamente esta falta de hidratación la que provoca grietas en las zonas con más roce: los talones, los laterales del pie o los dedos.

Los principales síntomas de los talones agrietados son la descamación, la rugosidad, el enrojecimiento e incluso el picor. En los casos más graves, las grietas en los talones pueden doler e, incluso, formarse pequeñas heridas que acaban sangrando.

Cómo regenerar la piel de los talones

Lo fundamental, tanto para regenerar la piel como para prevenir la futura aparición de grietas en los pies, es mantenerlos en un buen estado de hidratación. Y ello pasa por utilizar una crema reparadora, que actúe en profundidad de forma inmediata. En este sentido, Acilac Forte de Luvilay es una solución de 10. Con una alta concentración de Gluconolactona Complex pH 4.0 (un principio activo no tóxico y natural de la piel que obliga a esta a retener el agua y tiene importantes propiedades antioxidantes), Acilac Forte es capaz de regenerar en muy poco tiempo incluso las zonas más dañadas y escamadas.

Eso sí, cuando ya notes los pies bien suaves, no vuelvas a caer en el error de tener la piel seca en los pies, ¡cuídalos! No pasa nada si no utilizas la crema reparadora todos los días, pero un uso regular te ayudará a prevenir la aparición de rozaduras, rojeces y, en último caso, grietas. Además, hay otras cosas que puedes hacer, como utilizar calzado amplio y que sujete bien el pie (sobre todo en los talones), con poco tacón (lo ideal es que no supere los 3 cm), y llevar una dieta saludable: ¿sabías que los alimentos ricos en agua y sales minerales nos ayudan a tener una piel más bonita y en buen estado, también la piel de los pies?

Evitar lesiones al correr: ¿qué debemos tener en cuenta?

Tanto si eres corredor habitual como si te estás iniciando en el running, evitar lesiones al correr debe ser uno de tus principales objetivos. Muchas veces, nos centramos tanto en el entrenamiento en sí —correr, en este caso— que olvidamos adoptar las pautas que condicionan un entrenamiento de calidad. Y, créenos, esto está íntimamente ligado a la probabilidad de sufrir lesiones.

evitar lesiones al correr

Guía práctica para evitar lesiones al correr

  1. Haz un buen calentamiento previo

Ya sea para correr o para realizar cualquier otro deporte, este es el primer paso de un buen entrenamiento. El calentamiento prepara el cuerpo, de forma progresiva, para lo que va a venir después. Para correr, lo ideal es comenzar con un calentamiento dinámico y activar bien las rodillas, es una de las articulaciones que más se resienten en el running y que más lesiones sufren.

  1. Utiliza material deportivo adecuado

Las zapatillas son un factor clave para evitar lesiones al correr. Asegúrate de que eliges unas buenas zapatillas que ayuden a amortiguar el impacto de la carrera sobre los músculos y articulaciones. Y, por supuesto, tienen que ajustarse bien a tu pie. Parece una tontería, pero unas zapatillas que te hagan rozaduras pueden amargarte la vida.

  1. Al terminar, enfría y estira los músculos de las piernas

Enfriar quiere decir realizar unos minutos de ejercicio de baja intensidad. Es decir, en lugar de parar bruscamente, después de correr, camina unos 5 minutos. Después, estira bien los músculos que has ejercitado. El estiramiento mejora la flexibilidad de los músculos y esto reduce el riesgo de lesión muscular.

  1. ¡Descansa!

Salir a correr todos los días es una locura, incluso aunque seas corredor habitual y estés preparando una carrera. Es necesario dejar que los músculos y las articulaciones se recuperen entre sesiones y este descanso implica no realizar ninguna actividad física, tampoco otro deporte. Además, si escuchas a tu cuerpo es más fácil prevenir lesiones al correr, pues a veces sentir un dolor leve al hacer ejercicio es un aviso de lesión potencial. Cuando lo sientas, para lo necesario hasta que tu cuerpo se vuelva a sentir bien.

¿Un truquillo extra? Por su poder antiinflamatorio, Fito Cold Fisio ayuda a los músculos y articulaciones a recuperarse después del entrenamiento y a eliminar la fatiga muscular, por lo que es ideal para darte un masaje en los músculos que has ejercitado al acabar el estiramiento.

Piernas cansadas: ¿por qué tenemos esa sensación de pesadez?

¡Qué molesta es la sensación de piernas cansadas! Ese hormigueo constante, sensación de fatiga en las piernas, calambres… Incluso hinchazón en los tobillos. Es probable que alguna vez lo hayas padecido y, por lo tanto, conoces los incómodos síntomas de la pesadez de piernas, pero ¿sabes a qué se debe? Te lo explicamos a continuación.

sensacion de piernas cansadas

Causas de las piernas cansadas

La sensación de piernas pesadas se produce por una insuficiencia venosa. Las venas de las piernas tienen dificultad para hacer llegar la sangre al corazón y esta se acumula en las piernas, dando lugar a las molestias que ya hemos señalado. Aunque la edad y la genética son los factores de riesgo más comunes de la insuficiencia venosa, hay otras causas que pueden influir en un problema de piernas cansadas:

  • Los profesionales que deben permanecer muchas horas de pie —como azafatas, dependientes, personal de hostelería, personal sanitario y farmacéuticos, por ejemplo— suelen padecer piernas cansadas porque estar de pie, o en la misma posición, durante mucho tiempo acelera la fatiga en las piernas.
  • En el extremo contrario, el sedentarismo también es causa de insuficiencia venosa. Por eso no conviene pasar demasiadas horas en posición sentada. Si realizas un trabajo de oficina, que te exige pasar la mayor parte del tiempo sentado, intenta dar pequeños paseos de forma regular y, si no es posible, al menos mueve las piernas regularmente mientras permaneces sentado.
  • El verano es otro de los factores que incrementa este problema y es que el calor es uno de los principales enemigos de la función venosa en las piernas. Por eso, es muy habitual que en los meses más calurosos sintamos esa sensación de fatiga, hinchazón y hormigueo que caracteriza las piernas cansadas.

Qué hacer para aliviar la pesadez de piernas

Lo mejor, cuando padecemos piernas cansadas, es aplicar frío sobre la zona afectada y elevar las piernas para mejorar la circulación de la sangre. ¿Un truco infalible? Aplicar nuestro gel especial para piernas pesadas Fito Cold, dándote un masaje suave y ascendente desde la zona de los tobillos hasta las rodillas. Se trata de un gel formulado con extractos vegetales de árnica, ruscus, hamamelis y castaño de indias, plantas que tradicionalmente se han empleado en medicina natural para mitigar problemas de circulación. Además, Fito Cold también contiene mentol cristal, un aceite esencial que aporta un gran frescor y genera un alivio inmediato de los síntomas más molestos de la pesadez de piernas.

Remedios para aliviar contracturas musculares en casa

A veces, es tras un movimiento brusco cuando lo sientes; otras, por cargar peso incorrectamente; otras, porque no hemos hecho un buen calentamiento al hacer ejercicio; y algunas otras veces por una mala postura continuada, como por ejemplo quedarnos dormidos en el sofá en una posición difícil. Las causas de las contracturas musculares son muchas y variadas, pero las consecuencias seguro que te suenan. La contractura es, al fin y al cabo, un estado de agarrotamiento o rigidez del músculo que, según su grado, puede ser más o menos doloroso y necesitar un periodo de recuperación más o menos largo.

contracturas musculares mas frecuentes

No obstante, cuando son leves, es posible aliviar las contracturas musculares en casa. Generalmente, estas pequeñas lesiones musculares se producen en la zona alta de la espalda, cuello y hombros.

Trucos para relajar la musculatura

Una primera medida que has tomar para aliviar contracturas musculares es el reposo: tratar de relajar al máximo la zona afectada tratando de evitar movimientos con dolor. Es decir, en el punto en el que notes un pinchazo o una limitación del músculo, no intentes ir más allá.

También puedes darte un pequeño masaje muscular. Puedes hacerlo tú mismo o, si no llegas a la zona afectada, pedirle a alguien que te ayude. Se trata de palpar con los dedos el músculo contracturado y hacer presión con las yemas hasta que sientas un dolor “soportable”. Esta pequeña presión inhibe las terminaciones nerviosas que transmiten los estímulos dolorosos, por lo que en pocas aplicaciones notarás cómo mejora la contractura muscular.

En tercer lugar, puedes recurrir a elementos naturales, como plantas con propiedades calmantes. Por ejemplo, la árnica es una de las plantas con mayor efecto antiinflamatorio, que se emplea mucho para el tratamiento de dolores musculares y articulares. En este sentido, nuestra recomendación es evidente: date un masaje en la zona afectada con Fito Cold Fisio, el gel frío para alivio muscular de Luvilay. Uno de sus secretos es que tiene una alta concentración de árnica, un 10%, por eso es tan eficaz.

El frío alivia mejor las contracturas musculares

Por cierto, ¿sabías que el frío es el mejor tratamiento para las contracturas musculares? Muchas veces, cuando notamos una pequeña contractura nos ponemos calor sobre la zona. Y es cierto que calma, pero su efecto es muy superficial y las molestias acaban reapareciendo cuando dejamos el calor. El frío, sin embargo, es capaz de actuar sobre una capa mucho más profunda, llegando directamente al músculo.

Fito Cold Fisio es la forma más cómoda de aplicar frío para aliviar contracturas musculares, pero también funcionan los remedios de toda la vida: coger una bolsa de hielo o de guisantes congelados, envolverla en una toalla (para que el frío no queme la piel) y aplicar ese frío durante un buen rato, al menos 20 minutos.

¿Qué tiene que tener la leche corporal hidratante perfecta?

¿En qué me tengo que fijar a la hora de comprar una leche corporal hidratante? ¿Todas las cremas hidratantes son iguales? Seguramente, te has hecho esta pregunta más de una vez al acudir a la farmacia y encontrarte un montón de leches corporales diferentes en los estantes. Así que hoy nos hemos propuesto arrojar un poco de luz sobre el asunto y detallar qué debe tener la leche corporal hidratante perfecta.

leche corporal hidratante perfecta

Tips para elegir una buena leche corporal hidratante

En primer lugar, aclaremos un aspecto más importante: cada piel es diferente y, por este motivo, no hay una única crema corporal que sea infalible u obtenga los mismos resultados en todas las personas. Podríamos decir que la leche hidratante corporal perfecta es aquella capaz de hidratar en profundidad, regenerar y proteger la piel de factores externos. En definitiva, de cuidar tu piel. Pero ello dependerá, como decimos, de las características de la piel. Esto es lo que debes saber en cada caso:

 

  • Leche corporal hidratante para pieles secas o sensibles: cuando la piel está muy seca, o es excesivamente sensible, es común que aparezcan rojeces, que se escame e incluso que llegue a picar. Por este motivo, este tipo de piel necesita una atención especial y seguir un tratamiento hidratante capaz de nutrir, reparar, hidratar y regenerar.

 

  • Leche corporal hidratante para pieles grasas: este tipo de pieles, también llamadas mixtas, son aquellas que, de forma natural, segregan más sebo del habitual. Por eso, la leche corporal para este tipo de pieles debe hidratar a la vez que ayuda a la piel a regular la producción de grasa.

 

Por qué no todas las leches hidratantes son iguales

En general, las leches hidratantes para el cuerpo suelen compartir una base de agua, grasa y emulsionante, pero se diferencian por su principio activo.

La leche corporal de Luvilay, Acilac Hidra, tiene como principio activo la Gluconolactona Complex pH 4.0, que es un polihidroxiácido de alta tolerancia en la piel que consigue retener el agua de la piel y generar una óptima unión entre células.

leche corporal hidratante con gluconolactona

De esta forma, Acilac elimina la descamación, optimiza el ciclo de vida de la piel y la hidrata en profundidad para lograr una piel sedosa, elástica y tersa hasta 24 horas. Es, en definitiva, una leche corporal idónea para pieles muy secas y con tendencia a la hiperqueratosis.

Cómo mejorar la mala circulación en las piernas: consejos sencillos para aplicar en casa

La mala circulación en las piernas es más común de lo que podría parecer. Y es que un trabajo de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular estima que seis de cada diez adultos padecen síntomas de enfermedad venosa crónica, es decir, dificultad por parte de las venas de retornar la sangre al corazón. Esta incidencia aumenta con la edad, siendo un problema que se manifiesta en mayor medida a partir de los 70 años (50 en el caso de fumadores), y por causa de otras patologías asociadas.

mala circulacion piernas

 

En todo caso, mejorar la mala circulación de las piernas es posible siguiendo algunas sencillas pautas. Todas ellas las podemos aplicar en nuestro día a día en casa, así que ya sabes: toma nota y acaba con la mala circulación y la pesadez de piernas.

Tips para mejorar la circulación de las piernas

  • Evita permanecer demasiado tiempo en la misma posición, da igual si estás sentado o de pie. En ambos casos, acostúmbrate a mover frecuentemente los pies y da pequeños paseos
  • Eleva las piernas por encima del nivel del corazón. Cuando estés relajado en el sofá, pon los pies sobre una buena pila de cojines. Es un truco infalible para contrarrestar la mala circulación de las piernas.
  • Una dieta equilibrada también es clave para mejorar la mala circulación de las piernas. Además, la alimentación baja en sal es muy positiva en este sentido, pues ayuda a retener menos líquidos.
  • ¡Hidrátate bien! Y esto quiere decir tanto por dentro como por fuera. Bebe abundante agua y utiliza a diario una crema que favorezca la hidratación de la piel, pues de esa forma conseguirás una piel más elástica y tersa y conseguirás activar la circulación en las piernas.
  • Viste ropa amplia en la medida de lo posible. Los pantalones o medias muy ajustados dificultan el retorno sanguíneo de las piernas al corazón, favoreciendo una mala circulación de las piernas.
  • Evita la exposición solar prolongada y permanecer cerca de fuentes de calor directas (como una estufa) durante mucho tiempo.
  • Masajea las piernas con Fito Cold Piernas Pesadas cada día. El gel frío es altamente calmante y el poder antiinflamatorio de la árnica ayuda a disminuir la hinchazón, la sensación de pesadez y el hormigueo en las piernas. Además, al aplicar el gel en movimientos circulares conseguirás recuperar la circulación en las piernas.

 

Tips para el cuidado de la piel en verano

Si te lo preguntamos a ti, seguramente nos dirás que el verano es una época fantástica: días más largos, buen tiempo, vacaciones… Pero ¿y si le preguntásemos a tu piel? Quizás la cosa cambiaría, pues el estío es una etapa de riesgo para la piel. La mayor exposición solar y el calor intenso, que deshidrata la epidermis, afectan mucho a nuestra piel. De ahí la importancia de saber mantener un óptimo cuidado de la piel en verano.

cuidado de la piel en verano

Cómo cuidar la piel en verano

  1. Empieza por una buena limpieza de la piel. No solo en verano, la limpieza diaria de la piel es fundamental para mantenerla sana. Asegúrate, eso sí, de utilizar productos suaves, que no alteren el ph de la piel ni la irriten. ¿Sabías que con la piel limpia, los tratamientos que se aplican después penetran mejor y ofrecen mejores resultados?
  2. Hidrata profundamente la piel. En verano especialmente, es necesario recuperar la hidratación perdida y es que el calor y los baños en la playa o la piscina hacen que la piel se reseque. Elige, por tanto, una leche corporal que ayude a regenerar la piel y la hidrate en profundidad.
  3. Aplica protección solar abundante. Ten muy en cuenta, eso sí, que las leches corporales hidratantes y solares no se sustituyen, se complementan: primero aplicamos la hidratante y después, 30’ antes de salir de casa, una crema de protección solar. Lo ideal es que tenga un factor de protección mínimo de 15 FPS y repetir la aplicación cada dos horas.
  4. Reduce al mínimo la exposición solar. Al menos, durante las horas centrales del día intenta evitar el contacto directo del sol; si estás en la calle, busca la sombra.

Cuidado de la piel de los pies en verano

Si bien hay que prestar atención al estado de la piel de todo el cuerpo durante las épocas de calor, hay una parte que se ve especialmente afectada en verano: los pies. Debido a que caminamos más descalzos o con sandalias abiertas, los pies están más expuestos al sol y a la sequedad ambiental que el resto del año. A su vez, las sandalias descubiertas en el talón afectan especialmente a esta zona, ya que se producen más rozaduras y la piel se reseca y agrieta mucho más.

cuidado de la piel de los pies en verano

Un trucazo para ayudar al cuidado de la piel de los pies en verano es masajearlos cada día con una buena crema hidratante y reparadora (sobre todo en las plantas y la zona de los talones). ¿Ya conoces nuestra crema reparadora Acilac Forte? Es perfecta para esto porque su alta concentración en Gluconolactona Complex pH 4.0 consigue exfoliar bien la zona y rehidratarla en profundidad para acabar con las escamaciones y grietas de la piel. Incluso en las zonas más secas, como los talones, se notan los resultados desde la primera aplicación. Y, aunque lo ideal es utilizarla una vez al día, es efectiva incluso aunque no te la apliques a diario.

Las lesiones musculares más frecuentes: aprende a evitarlas

Las lesiones musculares son más comunes de lo que desearíamos entre deportistas. Aunque la mayoría de las lesiones musculares más frecuentes son leves o aparecen de forma tímida, no debemos confiarnos: hay que saber prevenirlas y detectarlas a tiempo.

lesiones musculares frecuentes

¿Cuáles son las lesiones musculares más comunes?

Lo más frecuente entre personas que practican los deportes más comunes, como running, fútbol o vóley, son las que afectan a los muslos (ya sea la parte anterior del muslo, el cuádriceps, o la posterior, los isquiotibiales) y a los gemelos. Por su parte, en actividades de tonificación y entrenamientos que trabajan la fuerza, las lesiones más frecuentes se producen en la zona cervical y lumbar.

En general, ya lo hemos mencionado, las lesiones musculares que se producen con mayor frecuencia son leves: inflamaciones, sobrecargas, contracturas y contusiones (pequeños hematomas que se producen por un impacto contra el músculo). Ello no quiere decir, sin embargo, que no deban preocuparnos. Lo mejor cuando tenemos una lesión muscular de este tipo es hacer reposo y dejar que el músculo afectado se recupere al 100% antes de volver a la carga.

Pautas para prevenir lesiones musculares

prevenir lesiones musculares más frecuentes

En todo caso, la mejor cura siempre es la prevención. Por eso es tan importante incorporar ciertas rutinas a nuestra práctica deportiva que nos protegerán de molestias y lesiones musculares. Son estas:

  • Realizar estiramientos previos. Antes de comenzar cualquier deporte, siempre hay que estirar los músculos sobre los que se realizará esa actividad.
  • Seguir una buena pauta de calentamiento. Tan importante como estirar los músculos es realizar un pequeño calentamiento: cuando los músculos entran en la temperatura óptima, son más flexibles.
  • Evitar realizar movimientos bruscos y mantener posiciones incómodas. Si mientras realizas un ejercicio estás muy incómodo y sientes dolor, afloja un poco, tu cuerpo ya te está enviando un mensaje…
  • Realizar estiramientos al acabar la práctica. Tan importante como realizarlos al principio es hacerlos al final. Los músculos se recuperan mucho mejor del esfuerzo si los estiramos después del ejercicio.
  • Reducir la inflamación de la musculatura a través del frío. Un masaje con un gel frío muscular sobre la musculatura que se ha sometido al esfuerzo ayudará muchísimo a recuperarla. Si no dispones de un buen gel frío —ya sabes que nuestro gel de masaje muscular Fito Cold Fisio, formulado con extractos vegetales, es imbatible—, siempre puedes darte una ducha con agua bien fría.
  • Cuidar la hidratación. La deshidratación es una causa común de lesión muscular, así que asegúrate de hidratarte bien antes, durante y después de realizar ejercicio. Y, por supuesto, cuida también la nutrición: una dieta equilibrada y rica en minerales ayuda a reforzar los músculos.

Acaba con la piel seca en las piernas

Hidratar la piel seca de las piernas

Puede que lo hayas sufrido alguna vez: tensión en la piel de las piernas, picores e, incluso, el enrojecimiento en algunas zonas. Son los síntomas inequívocos de la piel seca en las piernas, un problema que se acrecenta en invierno —debido a las bajas temperaturas y falta de humedad, así como por culpa de la calefacción, que seca mucho el ambiente— pero que también afecta intensamente cuando empieza la exposición solar y no se adoptan las medidas de protección adecuadas.

La piel seca en las piernas, pese a ser bastante común, debe ser tratada para que no derive en problemas más graves. Y es que la piel actúa como barrera protectora frente a las infecciones, pero cuando le falta hidratación se pierde esa capacidad de barrera natural.

Cómo rehidratar la piel seca de las piernas

hidratacion para la piel seca en las piernas

 

El primer paso, cuando aparecen los primeros síntomas de piel seca en las piernas, es tratar de recuperar un nivel óptimo de hidratación en la zona. Para ello, nada mejor que emplear una crema con alto poder hidratante, como Acilac de Luvilay, que gracias a su alto contenido en Gluconolactona pH 4.0 obliga a la piel a retener el agua y acelera la velocidad de reparación de la piel seca de las piernas.

Como consejo, el mejor momento para aplicar la crema hidratante es justo al salir de la ducha, ya que los poros están más abiertos, por lo que la crema penetrará mejor, y además esta ayudará a reemplazar los aceites naturales que se hayan podido perder durante el baño.

Y, por supuesto, bebe mucha agua.

Rutinas para prevenir la piel seca

Una vez que hayas recuperado la hidratación y el estado natural de tu piel, es importante comenzar a adoptar algunas pautas o rutinas para prevenir futuros episodios de sequedad en la piel de las piernas.

  • La ducha y el baño, con agua tibia. Puede parecer una tontería pero el agua muy caliente arrasa con los aceites naturales de la piel, secándola.
  • Evita los jabones fuertes que secan la piel. Lo mejor es optar por jabones indicados para pieles sensibles, ya que suelen tener un pH más equilibrado.
  • Sécate con suavidad, a toquecitos. Lo ideal sería salir de la ducha y dejar que la piel se seque al aire, pero no nos engañemos, las prisas mañaneras no son un aliado para esto. No obstante, en lugar de frotarte con la toalla, adquiere la costumbre de secar la piel a toquecitos suaves. De esta forma se mantiene parte de la humedad natural de la piel.
  • Apúntate a la hidratación diaria. No esperes a que tu piel empiece a resecarse para ponerte una leche corporal hidratante. La piel de tus piernas agradecerá que al menos una vez al día, tras el baño, le apliques una buena hidratación. Por cierto, recuerda que con Acilac se consigue una hidratación profunda durante 24 horas, por lo que incluso en el caso de una piel seca es suficiente con una aplicación diaria. ¡Solo una vez al día! En serio, no hay excusa que valga…

Cómo calmar el dolor muscular de cuello

Podríamos decir que es la lesión de la oficina por excelencia. El dolor muscular de cuello es uno de los más comunes entre profesionales que trabajan con ordenadores, estudiantes y, en definitiva, aquellas personas que pasan mucho tiempo con la cabeza fija en una dirección, como los profesionales con trabajos muy mecánicos.

dolor-muscular-de-cuello

Saber prevenir y tratar a tiempo el dolor muscular de cuello es mucho más fácil de lo que crees y muy importante para evitar lesiones mayores, así que toma nota de los consejos que siguen.

Tres pautas para aliviar el dolor muscular de cuello

En primer lugar, si las molestias musculares se producen por una mala posición mantenida, uno de los primeros cambios a adoptar es precisamente el mantener por mucho tiempo la postura: haz pausas periódicas, por ejemplo cada media hora, y trata de corregir frecuentemente tu posición.

aliviar-dolor-muscular-cuello

La segunda acción que te ayudará a prevenir el dolor muscular en el cuello —y a aliviarlo en el caso de que ya tengas molestias— es realizar ejercicios que fortalezcan el cuello y los hombros. Hay muchos, pero estos tres son los más sencillos y podrás hacerlos en cualquier momento y lugar:

  • Siéntate en una posición recta, con las piernas dobladas formando un ángulo de 90º y las plantas del pie perfectamente apoyadas en el suelo para conseguir mantener la espalda bien recta. Después baja la cabeza como si quisieras pegar la barbilla al pecho y, desde ahí, gira lentamente la cabeza: primero a la derecha, vuelve al centro pegando la barbilla al pecho y ahora a la izquierda. Repite varias veces y notarás cómo crece la musculatura posterior del cuello.
  • El segundo ejercicio parte de la misma posición recta que el anterior. Baja los hombros, mira al frente y pon la mano derecha sobre la cabeza llevándola suavemente hacia ese mismo lado. El objetivo es acercar la oreja derecha al hombro derecho para estirar la musculación lateral del cuello. Después de unos segundos, haz lo mismo con el otro lado.
  • La última opción pasa por automasajear la musculatura del cuello cuando empieces a sentir las primeras molestias, ¡es muy sencillo! Con los hombros bajos y relajados, haz pequeñas presiones y movimientos circulares con las yemas de los dedos siguiendo el lateral del cuello, desde la base de la mandíbula hacia los hombros y la base de la columna cervical.

No obstante, para aliviar el dolor muscular de cuello otra solución muy efectiva es masajear la zona ayudándote de un gel frío como Fito Cold Fisio. Este nuevo gel, que se suma a los exitosos gel y spray para piernas pesadas de la gama Fito Cold, tiene una mayor concentración de árnica, que es un potente calmante muscular, lo que lo convierte en una solución genial para aliviar el dolor muscular de cuello. ¡Y su aplicación es muy sencilla! Dando un suave masaje con las yemas de los dedos sobre la zona afectada, el gel es capaz de calmar rápidamente la sensación de agarrotamiento y no resulta nada graso ni engorroso, pues es de absorción inmediata. Créenos, este gel es tan fácil y cómodo de aplicar que podrás guardarlo incluso en la mesa de la oficina y aplicártelo cuando aparezcan las primeras molestias.